El mejor calzado para los falleros es aquel que respete el ancho del pie

noticiaEl mejor calzado para los falleros es aquel que respete el ancho del pie

El mejor calzado para los falleros es aquel que respete el ancho del pie así que si se pregunta cuál es el mejor calzado para los falleros aquí tiene la respuesta.

El Colegio de Podólogos de la Comunitat Valenciana ha advertido que lo recomendable es utilizar un calzado que respete el ancho del pie, que sea flexible, estable y antideslizante. En el caso de las mujeres, el tacón debe ser ancho y no sobrepasar los 3 cm de altura.

Es imprescindible haberlos estrenado con anterioridad para evitar laceraciones. Una de las mejores alternativas son las alpargatas, siempre que vayan bien sujetas.

Al llegar a casa, es fundamental relajarlos con baños de contraste y masaje con aceites esenciales para reactivar la circulación y relajar sobrecargas.

Ampollas y metatarsalgias son las afecciones más comunes en los pies durante las fallas. Los pies de los falleros son los que más sufren durante las Fallas. Actividades como los pasacalles, recogida de premios y, principalmente, la ofrenda, obligan a realizar largas caminatas que exigen la utilización de un calzado adecuado para que éstos no se vean especialmente castigados.

Los pies de los falleros son los que más sufren durante las Fallas. Actividades como los pasacalles, recogida de premios y, principalmente, la ofrenda, obligan a realizar largas caminatas que exigen la utilización de un calzado adecuado para que éstos no se vean especialmente castigados.

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunitat Valenciana (ICOPCV) ha señalado que es recomendable utilizar un calzado que respete el ancho del pie, que sea flexible, estable y antideslizante. En el caso de las mujeres, el tacón debe ser ancho y no sobrepasar los 3 cm de altura.

Si bien no suelen escogerse para los actos oficiales, una de las mejores alternativas son las alpargatas porque la fallera las utiliza con cuña, lo que permite acomodar mejor la espalda y las piernas. Este calzado, que es también muy utilizado por hombres y niños, debe llevar suela de goma para garantizar un buen agarre al pavimento y disfrutar de mayor confortabilidad al andar.

Pese a esto, en el caso de los más pequeños, la mejor opción sería utilizar unas merceditas forradas o un zapato porque, como todavía tienen el pie muy aplanado, las alpargatas suelen cansarles al tener que realizar mayor esfuerzo al caminar porque no llevan refuerzo en el talón.

No obstante, para llevarlas de una forma más confortable, se pueden elaborar con una mayor cobertura del antepié, acordonadas al tobillo o incorporar elásticos, que garantizarán mayor estabilidad y, por tanto, harán más agradable la caminata.

Junto a esto, desde el ICOPCV se ha señalado que es imprescindible haber estrenado con anterioridad el calzado para evitar rozaduras, laceraciones, ampollas y metatarsalgias (dolor en la parte delantera del pie), que son las afecciones más comunes en los pies durante las Fallas.

Por otro lado, como es frecuente que los calcetines molesten mucho por las costuras y el dibujo calado, es recomendable la utilización de protectores para la planta (los conocidos “pinkies”) que evitarán las molestias y roces en esta zona y en los dedos.

Al llegar a casa, es importante aplicar baños de contraste de agua fría y agua tibia y masajes con aceites esenciales o cremas (de jengibre, cremas a base de castaño de indias, tintura de árnica, esencia de menta o aceite de romero) que ayudarán a relajarlos, desinflamarlos y reactivar la circulación.