El rojo de la Reina, la carrera de Ciscar y la foto de Alborch

La Reina Sofía llegó puntual a su cita con el IVAM 25 años después. Demostró que está en forma. Más de una hora estuvo recorriendo las galerías del museo de arte moderno siguiendo con atención las explicaciones de Francisco Jarauta, del que se despidió pasadas las dos de la tarde con un “muchas gracias por las explicaciones, muy interesantes”.

A su llegada al museo de Guillem de Castro, a las 12.30 horas le esperaban el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León. Con todos ellos y la ministra de Trabajo, Fátima Bañez, la Reina Sofía accedió hasta el primer piso para iniciar el recorrido.

La directora del IVAM, Consuelo Ciscar, tuvo que salir corriendo del ascensor para alcanzar a la comitiva, que se le había escapado. Antes de adentrarse en la exposición, la Reina Sofía se paró a saludar a los ex directores Carmen Alborch, José Francisco Yvars y Tomás Llorens. Los otros dos anteriores responsables del museo, Kosme de Barañano y Juan Manuel Bonet, no pudieron acudir por motivos de agenda. “Estaban fuera de España”, fue el argumento que dieron desde la institución.

El reencuentro entre la ex ministra socialista y la Reina Sofía sirvió para recordar la inauguración el museo en 1989. La Reina le comentó que le había conocido en ese mismo lugar y Alborch le recordó que como en aquel primer encuentro, también un 18 de febrero, su majestad vestía un traje rojo.

El motivo de que se acordara del vestido de la Reina, explicó más tarde, es porque la foto de aquel 18 de febrero de 1989 en la que aparecían la Reina, Alborch y el entonces presidente de la Generalitat, Joan Lerma, ha presidido el comedor familiar en casa de la madre de Alborch.

En el recorrido también figuraban, en el grupo de cabeza, el presidente de las Corts Valencianes, Juan Cotino, la consellera de Educación, Cultura y Deporte, María José Català, el presidente del Consell Valencià de Cultura, Santiago Grisolía y el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro.

Conforme avanzaba la visita se unineron, representantes del Consell Valencia de cultura, como Pepa Frau, ex alcaldesa de Gandía y ex diputada socialista, que con el móvil en mano trataba de ablandar al miembro de seguridad de la Casa Real diciendo que quería sacar una foto de la Reina para su nieta.

Al final del recorrido, hubo foto de familia de la Reina con los artistas. A punto de no salir en el retrato de grupo estuvo Miquel Navarro que salió a descansar pero fue repescado a tiempo.

Esta ha sido la cuarta visita de la Reina al IVAM, después de la que realizó en el día de su inauguración, y otras dos en los años noventa para entregar las medallas de Bellas Artes junto al Rey Juan Carlos y abrir una muestra sobre un siglo de pintura valenciana.

Antes de marcharse, estuvo estuvo departiendo con artistas y cargos públicos cerca de media hora en la zona de canapés, donde se vieron a varios representantes de la moda como Francis Montesinos y a la mitad de Devota y Lomba, algo perdido.