El TSJCV ordena la repetición del examen de celadores de 2009

El examen de la oposición de celadores realizado en 2009 vulneraba el derecho de los aspirantes, por ello, deberá ser repetido por orden del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV). Además este Tribunal ha dictaminado que los celadores que resultaron seleccionados en el proceso, no tienen de que preocuparse ya que mantendrán su situación actual sin ningún tipo de modificación.

Los hechos se remontan al año 2009, cuando se realizó el primer ejercicio del concurso oposición de celadores, correspondiente a la OPE de 2005, en la que se habían de proveer un total de 675 plazas. “El examen fue una auténtica tomadura de pelo para los aspirantes porque, además de tener un elevado grado de complejidad, lo que provocó que solo 375 aspirantes los superaran de un total de 675 plazas, había un considerable número de preguntas con un planteamiento incorrecto”, ha indicado el sindicato.

Todo ello “obligó al tribunal a modificar la nota de aprobado y a anular algunas preguntas“. El resultado final –ha agregado– “fue que no había suficientes preguntas de reserva como para sustituir las anuladas y mantener, al mismo tiempo, el porcentaje de preguntas correspondientes al temario general y específico de la prueba, que establecía la convocatoria, con lo cual el tribunal optó por no tenerlas en consideración”.

A partir de este momento y como consecuencia de la actitud de la conselleria, “se inició un viacrucis judicial en el TSJCV que, a pesar del fallo favorable a los demandantes, tropezaron con la negativa de la conselleria a ejecutar la sentencia en sus justos términos, sin reconocer su derecho a repetir el examen; ofreciendo únicamente la posibilidad de una rebaremación, utilizando las preguntas de reserva que el tribunal desestimó en su momento a sabiendas que era un incumplimento de las bases de la convocatoria”, ha aseverado Intersindical.

Con el auto del TSJCV se restituye el derecho de todos los aspirantes que no superaron la prueba a repetir el ejercicio y seguir el proceso con normalidad, además de respetar los derechos consolidados del personal que aprobó definitivamente el concurso-oposición.

Ello “obliga” a la conselleria a habilitar 675 plazas para que los aspirantes afectados “continúen conservado sus derechos intactos y a convocarlos para la realización de un nuevo ejercicio”. “Una circunstancia que es doblemente positiva porque, además de preservar sus derechos, dará opción a consolidar 675 plazas mas de las previstas”, ha destacado.