En busca del colegio perfecto: ¿Utopía o realidad?

Aunque suene a título de película, todos los padres queremos encontrar el colegio perfecto para nuestros hijos. La perfección es algo subjetivo quizás utópico pero se hace realidad cuando descubrimos lo que buscamos.

A la hora de “mirar” y elegir colegio podemos hacer una lista y valorarlos según los siguientes criterios:

  • Proyecto educativo.

Tenemos que conocer de manera detallada cuál es su plan educativo, el ideario y filosofía del centro, si tienen métodos de aprendizaje específicos…  En definitiva, cómo transmiten los conocimientos y conceptos a sus alumnos para obtener los mejores resultados académicos.

También es importante saber la confesionalidad del centro. La mayoría de los colegios concertados son religiosos mientras que los públicos son laicos. Respecto a los colegios privados  podemos encontrar de las dos tipologías.

El ratio de alumnos por clase es algo a tener en cuenta porque puede ser un punto positivo o en contra. Hay padres que piensas que si el número de alumnos por clase es menor la atención puede ser más personalizada. En cambio otros creen que el que haya más o menos niños en clase, no tiene por qué influir en la dinámica del aula.

  • Cercanía al domicilio. 

Es un criterio que los padres tenemos muy presente cuando buscamos colegio, ya que no queremos que nuestros hijos tengan que desplazarse en coche o estar en ruta de autobús mucho tiempo. Sin embargo, si el colegio que nos hace ¨tilín¨ está a 30 minutos de casa, no lo descartéis “el tiempo pasa volando”.

Hasta ahora esta opción no era viable, en cambio, a partir del próximo curso escolar, la Consellería de Educación implantará el distrito único en la ciudad de Valencia al igual que venía haciendo en el resto de municipios de la Comunitat. ¿Esto qué significa? Que si nos gusta un colegio público o concertado que esté en el barrio de al lado de donde residimos, podamos optar a él y tengamos los mismos ¨puntos¨ que el que viva en la misma calle.

  • Idiomas.

Hoy en día no es suficiente con “defenderse” en Inglés sino ser niños bilingües. Un colegio bilingüe o con un elevado número de horas lectivas en Inglés es un factor fundamental a la hora de tomar una decisión, al igual que  debemos mirar si ofertan otros idiomas como por ejemplo el Alemán y el Chino.

Recordad que no son lo mismo los colegios bilingües que los británicos. Un colegio bilingüe es aquel que sigue el currículo académico español con gran parte lectiva en inglés (50% – 70%). En cambio los anglosajones siguen el plan de estudios británico en inglés con algunas asignaturas del currículo español como por ejemplo la Lengua Española y la Lengua Valenciana, consiguiendo con ello la homologación de los estudios.

  • Uso de las TIC. 

Una de las cosas que más ha cambiado en la educación es en el tema de las nuevas tecnologías. Cada vez son más los colegios que utilizan como herramientas educativas las tabletas digitales, pizarras interactivas, recursos didácticos online…. Si disponen de las últimas novedades tecnológicas, mejor que mejor.

  • Servicios e instalaciones.

Cuando visitemos los colegios candidatos procurad ir cuando estén en funcionamiento, es decir, en vivo y en directo, ya que es la mejor forma de obtener una “primera impresión”.

En la visita comprobad si disponen de instalaciones deportivas, zonas verdes, aulas específicas para el desarrollo físico y sensorial de sus alumnos…

Los servicios que ofertan como horario ampliado a la jornada escolar, rutas de autobús y actividades extraescolares.

Sobre el servicio de comedor es muy importante saber si el centro dispone de cocina propia o catering, si los menús son equilibrados, si existen menús adaptados a intolerancias, alergias y si son revisados por un servicio médico. Recordad que nuestros hijos harán una de las comidas más importantes del día allí.

El valor más preciado que tenemos son nuestros hijos y, como padres, no solo queremos que sean bilingües,  utilicen las últimas herramientas tecnológicas, obtengan los mejores resultados académicos… queremos que sean felices.

Un colegio que reúna todos esos requisitos pero sobre todo con una educación en valores que haga que sus alumnos se eduquen en el respeto y la solidaridad.

Marquemos como principal objetivo este punto, porque un niño feliz consigue mejores resultados académicos y sociales, hoy y mañana.