Festividad de San Vicente Mártir, patrón de la ciudad

La Asociación de Campaneros de la Catedral de Valencia volteará manualmente, este miércoles, con motivo de la festividad de San Vicente Mártir, las campanas de la torre del Miguelete, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

Por la mañana, de 9.15 a 9.45 horas, los campaneros de la Seo interpretarán el toque de coro antes de la celebración de la misa en la Catedral, tal y como ha concretado el presidente de la Asociación de Campaneros, Francesc Llop.

Previamente, los campaneros interpretarán el toque de llamada a las parroquias para que se unan a tocar con ellos y la campana ‘Vicente’ será volteada. Igualmente, durante la procesión, las campanas del Miguelete serán volteadas a la salida de la imagen de San Vicente Mártir, durante la mitad del recorrido y a la llegada de nuevo a la Catedral.

 

Más de 300 iglesias en España están dedicadas a San Vicente Mártir

Más de 300 iglesias en España están dedicadas al patrón de la ciudad de Valencia, San Vicente Mártir, cuya festividad se celebra este miércoles. Además, es patrón de los viticultores de Francia, Bélgica, Alemania y Suiza, de una isla caribeña y copatrón de la capital portuguesa, Lisboa, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

Asimismo, más de un centenar de poblaciones españolas y 50 francesas llevan el nombre de San Vicente en memoria del santo martirizado en Valencia, según ha explicado el sacerdote José Verdeguer, presidente de la Asociación de Amigos de San Vicente de La Roqueta.

Igualmente, San Vicente Mártir es copatrón de Lisboa porque, según la tradición, ante la invasión musulmana de Valencia, las reliquias del santo fueron trasladadas por mar a Portugal donde el cabo de San Vicente se llama así desde entonces en honor al santo. Además, también es patrón de Sigüenza (Guadalajara) ya que fue conquistada el día de la festividad del santo.

En España, más de 300 parroquias, iglesias y capillas están dedicadas a San Vicente Mártir. Los templos dedicados al santo surgieron a raíz de extenderse su fama por todo el Imperio Romano a medida que se iba conociendo el testimonio del mártir, según Verdeguer.

El relato del martirio de San Vicente era leído en las misas con los fieles puestos en pie. Tras la primera basílica sepulcral de Valencia se abrieron otras dedicadas a él como las primitivas catedrales de Toledo, Sevilla, Ilíberis (Granada), Córdoba y Zaragoza, entre otras.

Además, la devoción al santo continuó en Europa por Italia, Suiza y Croacia. En Roma se abrieron tres basílicas dedicadas a San Vicente y en la basílica de la Natividad en Belén aparece también una pintura que representa al santo.

Por otro lado, en París, el rey merovingio Chidalberto fundó en 542 un monasterio en honor a San Vicente con la túnica del santo que mandó traer de Zaragoza. El monasterio parisino ocupaba el mismo lugar que hoy ocupa la iglesia de Saint Germain des Prés.