La gastronomía valenciana sigue sumando estrellas en la Guía Michelin

La gastronomía valenciana sigue sumando estrellas en la Guía Michelin. La Comunidad Valenciana está de enhorabuena, tras una gala culinaria celebrada en la noche del pasado 26 de noviembre en Santiago de Compostela. La gastronomía valenciana sigue sumando estrellas en la Guía Michelin, acreditando ya trece restaurantes en este selecto grupo de establecimientos de restauración destacados en el mundo.

Algunos de ellos, como es el caso de ‘Quique Dacosta’ en Dénia o ‘Casa Manolo’ en Daimús, revalidan la excelencia reconocida por la Guía Michelín en pasadas ediciones. Por su parte, el chef Quique Dacosta amplía su influencia y lo hace estrenando estrella para su restaurante ‘El Poblet’ de Valencia. Además, la gastronomía valenciana suma diez galardonados más. Estos son: ‘Monastrell’, ‘BonAmb’, ‘Casa Alfonso’, ‘Casa Pepa’, ‘Riff’, ‘L´escaleta’, ‘La Finca’, ‘Ricard Camarena’, ‘La Sucursal’ y ‘Cal Paradís’.

Las reacciones de los premiados por la Guía Michelín no se hicieron esperar. Ricard Camarena destacó la importancia del equipo y el trabajo bien hecho, mientras que Quique Dacosta pidió en Twitter el reconocimiento para otros restaurantes de la Comunitat: “todos los compañeros que trabajan denodadamente en sus casas por la excelencia lo merecen”. Entre las reacciones de otros restauradores, destacan la de Manuel Alonso, que expuso los nervios e incertidumbre que se vive cada año en la gala de la Guía Michelín “son momentos y horas de tener nervios, hasta que ves salir tu nombre”, y la emitida por el Grupo La Sucursal, que felicitaba al equipo en redes sociales diciendo: “Con la misma ilusión que siempre, pero con más ganas que nunca. ¡Bravo equipo!”.

España está reconocido como el país a la cabeza de la gastronomía mundial, pese a tener un balance escaso en la Guía Michelin: ocho restaurantes con tres estrellas, 18 con dos y 157 con una. Galicia, la anfitriona, fue galardonada con 13 estrellas, récord histórico, superando las 12 del año 2015.

Artículo escrito por Ángel Serrano