Los monumentos falleros toman las calles

Valencia ya está en plenas Fallas. Los monumentos falleros ya han tomado las calles después de la noche de la ‘plantà’. Arte salpicado de sátira y crítica que en este año 2015 se centra fundamentalmente en las próximas elecciones del mes de mayo y el panorama político actual.

Por ejemplo, en los monumentos de la sección Especial se puede observar a líderes políticos convertidos en ninots que desaparecerán tras la ‘cremà’.

Este lunes, desde primera hora, el jurado ha comenzado a recorrer las fallas para proclamar a la ganadora. Tras la lluvia de la noche Junta Central Fallera (JCF) ha informado que esta mañana no tenían constancia de ningún destrozo tan solo algunos pequeños pelados.

MUCHA CRÍTICA

Uno de los monumentos más críticos con el poder político es el de la comisión Convento Jerusalén-Matemático Marzal. La falla, de 23 metros de altura y con el mayor presupuesto de todas -230.000 euros-, lleva por título ‘El ocaso de los dioses’, cuenta con una temática marina y es una sátira política en la que no faltan caras conocidas.

Por debajo de unas enormes figuras de sirenas, dragones y dioses con tridente se encuentran los personajes del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, quienes navegan en distintas canoas en un mar custodiado por un particular Moisés, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que abre las aguas en su papel de salvador -con las tablas de los 10 mandamientos “Pedimos” incluidas-.

También, el submarino de Ciutadans también asoma en este mar, que además cuenta con los ninots de Carlos Fabra, Jordi Pujol, Artur Mas, Oriol Junqueras, Felipe VI y Juan Carlos I.

En el monumento de la plaza del Pilar, donde un mimo enamorado de una bailarina ficticia protagonizan ‘La Pantomima’, una falla dedicada a la farsa del poder y el dinero. Estas dos figuras principales tienen a sus pies otras más pequeñas que hacen referencia a la farsa cotidiana: un candidato político se levanta sobre los hombros del pueblo -una enfermera, un jubilado- y un ninot que representa a la CEOE estira hasta el infinito el cuello de un trabajador.

Ya en Almirante Cadarso (ganadora del Ninot Indultat 2015) también tiran de sátira fallera con ‘Bon appetit’, monumento dedicado a la hostelería protagonizado por restauradores y camareros que muestran la ‘cocina’ de la política: Rajoy regenta su “Chiringuito de PP” junto al ministro Cristóbal Montoro y bajo la atenta mirada del ninot de Alberto Chicote; Miguel Blesa cocina las preferentes de Bankia y el ‘pequeño Nicolás’ enseña a unos inexpertos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a ser un Masterchef Junior y “estar en todos los guisos”.

LITERATURA Y EL CINE

Otras comisiones de Especial han dedicado su particular monumento al arte. La de la plaza del Mercado ha querido realizar un homenaje a la historia de la literatura y, además, contar su propia historia, ya que el artista fallero Vicente Manuel Martínez ha ideado un guión para su obra ‘Mundos de tinta y papel’ que puede seguirse al dar una vuelta completa alrededor de la falla.

En ésta se dan cita iconos de la literatura de todos los tiempos: Medusa, de la mitología clásica; un pirata, típico de la novela de aventuras, y un detective, propio de los libros de suspense.

En la falla Cuba-Literato Azorín también ha rendido un homenaje al cine. El monumento principal, protagonizado por una joven dama y un león que imita al de la Metro Goldwyn Mayer, está rodeado por los personajes de películas como ‘Cantando bajo la lluvia’, ‘Spiderman’, ‘Indiana Jones’, ‘Tarzán’, ‘Los tres mosqueteros’ o ‘El mago de Oz’.

El monumento también cuenta con un ninot dedicado a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberà, que aparece sobre el Micalet junto a King Kong y grita: “con o sin caloret, sóc l’ama de l’Achuntament”.

Ya en Sueca-Literato Azorín tienen una mezcla del inglés y el español y han dedicado el monumento a los enfrentamientos culturales y a sus tópicos. Los principales protagonistas del monumento son Enrique VIII y Catalina de Aragón, que aparecen rodeados por los ninots de una flamenca y una cabina de teléfono londinense, entre otros.

FOTO: EUROPA PRESS