Nuevos talentos y una mirada hacia el futuro en la X Edición de Madrid Fashion Show

Una de las propuestas de Moisés Nieto para Ecoembes sobre la pasarela de Madrid Fashion ShowUna de las propuestas de Moisés Nieto para Ecoembes sobre la pasarela de Madrid Fashion Show

Nuevos talentos y una mirada hacia el futuro en la X Edición de Madrid Fashion Show. Ya estamos, oficialmente, en temporada de desfiles. Ayer dio comienzo la icónica New York Fashion Week, que se prolongará hasta el próximo día 18. Al día siguiente, y hasta el 23, le tocará el turno a Londres. A Milán, del 24 al 1 de Marzo. Y para concluir, a Paris, del 2 al 9.  La MBFWM (Mercedes Benz Fashion Week Madrid), que coincide en fechas con la de Londres, no será la única que se celebre en la capital española. Desde el pasado 4 de Febrero, la plaza de Colón ha acogido la X Edición de Madrid Fashion Show, una iniciativa promovida por el Ayuntamiento de Madrid y ACOTEX (Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos) que tiene por objetivo convertir la ciudad en una auténtica capital de la moda.

A pesar de que Mónica Cordera ha sido elegida como mejor diseñadora con sus modelos de inspiración asiática, la revolución ha llegado de manos de Moisés Nieto para Ecoembes. Cuatro meses después de ganar el concurso que la entidad sin ánimo de lucro convocó dentro del I Encuentro de Moda Sostenible y Reciclaje, el creador jienense, al que podremos ver también en Ifema a finales de mes, ha apostado por la conciencia medioambiental en una colección elaborada con un 80% de materiales reciclados. Prendas urbanas, de aire masculino y espíritu colegial confeccionadas a partir de envases de plástico que han adquirido una segunda vida. Una propuesta que habla de experimentación, de tendencia y, sobre todo, de futuro. Y es que, aunque el sector textil va encaminado hacia una moda cada vez más sostenible y ética, todavía son pocos los que se atreven a dar el paso.

Además de Cordera y Nieto, otros 26 diseñadores han tenido la oportunidad de presentar sus propuestas de cara a la temporada O/I 2017. El trabajo de David Christian ha destacado gracias a sus ligeros vestidos largos estampados, sus tocados de plumas y, sobre todo, a sus versiones infantiles de las prendas, que han logrado conquistar al público. Fernando Claro –con estilizados vestidos en seda en rosa cuarzo, verde y negro–, An Margo –con mangas acuchilladas y cuellos victorianos–, Highly Preppy –con una propuesta dual inspirada en la tribus del norte de América y en los conquistadores–, Isabel Núñez –con sedas, terciopelo y transparencias al estilo de las geishas japonesas–, La Condesa – con piezas setenteras inspiradas en Exile on Main Street de los Rolling Stones–, Yono Taola –con un particular homenaje a las mujeres aventureras a través de prendas retrofuturistas al estilo de Alexander Wang–, Aurelia Gil –con motivos de la arquitectura balinesa– y Charo Azcona –con reminiscencias a los 60s y 70s en Londres– han sido algunos de los creadores que se han subido a la pasarela madrileña en un intento por demostrar el enorme talento creativo que hay en nuestro país.

Porque lo hay. El problema es que no sabemos valorarlo. El hecho de que una Semana de la Moda cierre sus puertas, como ocurrió en Valencia, no solo es señal de una mala gestión empresarial, sino también de una mala gestión de la creatividad. Lo cierto es que hasta que no sepamos otorgarle a la moda, al arte o a la cultura la importancia que le dan ciudades como Londres, Milán, París o Nueva York, no llegaremos a estar a su altura.

Articulo en colaboración de Cris Pastor