Rara enfermedad la hace ganar Récord Guinness

Las enfermedades, en su mayoría, suelen ser perjudiciales para la salud. Por eso siempre se busca un remedio para terminar con ellas. Pero el caso de Rumeysa Gelgi es distinto. Gracias a su malatía, el Síndrome de Weaver, ha conseguido batir un nuevo Récord Guinnes.

Rumeysa Gelgi entró al libro de Récord Guinness por ser la niña menor de 18 años más alta del mundo. Ella sufre el Síndrome de Weaver que alarga rápidamente la longitud de las personas dándole la medida de dos metros con trece centímetros.

Tenía dos metros de longitud en el año 2012 a la edad de 15 años. Cuando los representantes de Guinness World Records llegaron a Turquía en marzo de este año para medir a la adolescente que resulta ser la más alta del mundo por debajo de los 18 años y así la han consignado. Rumeysa tendrá el 9 de julio una ceremonia en la Plaza Nacional Pacto donde se le dará un certificado.