La dieta del futuro pasa por los alimentos transgénicos

Los alimentos transgénicos a debateLos alimentos transgénicos, a debate

La dieta del futuro será personalizada y adaptada a cada peculiaridad genética y forma de vida y poco a poco se impondrá el consumo de transgénicos frente a los alimentos tradicionales. Esta es la idea que defendió el experto en biotecnología y alimentación y colaborador de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), José Miguel Mulet, en una charla sobre Alimentos transgénicos: mitos y realidades” enmarcada en la asignatura de “Nuevas tendencias en nutrición humana”, del Máster en Nutrición, Actividad Física y Salud de la VIU.

Mulet señaló que los transgénicos están muy presentes en la dieta española ya que se utilizan principalmente en pienso de ganado, por lo que prácticamente todos los productos derivados de animales como la carne, los huevos o la leche proceden de animales que han estado alimentados con piensos de este tipo”.  Así, defendió que la alimentación transgénica contiene alimentos que han sido modificados genéticamente y que se está imponiendo en todo el mundo con la excepción, quizá, de Europa, donde no los siembran, pero si los consumen.

Al respecto, explicó que la diferencia de criterios entre países, que ha llevado a algunos gobiernos europeos a no apoyar su consumo, es de tipo “político y no científico,  ya que no sólo tiene numerosas ventajas frente a los alimentos no transgénicos sino que no se ha demostrado que pueda ser perjudicial para la salud”.

Actualmente, dijo Mulet, el único producto transgénico que se puede cultivar en España es el maíz, tanto es así que “nos hemos convertido en el principal productor de maíz transgénico de Europa”. Sin embargo, resulta paradójico, añadió, que “la ley solo permita un cultivo pero se importen muchos, ya que podemos comprar productos transgénicos en cualquier supermercado”.

Respecto a las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó que “no ha dicho nada que no se supiera antes, porque sabemos que hay una relación entre la carne procesada y aumento del cáncer colon rectal, aunque hay que tener en cuenta que es una relación peculiar”. Concluyó al respecto que se trata de estudios muy concretos, argumentando que los países en los que más consumo de carne hay no se ve una incidencia mucho mayor de este tipo de cáncer.