Subastan parte del trencadís del Palau por una buena causa

El Octubre Centre de Cultura Contemporània (OCCC) celebrará el próximo viernes una “subasta benéfica” de piezas de ‘trencadís’ –que, según los organizadores, procede de la “auténtica cubierta” del Palau de les Arts– cuyos fondos se destinarán al Colegio 103 de Valencia, “construido en barracones”, ha informado el centro cultural.

fotonoticia_20140324122528_800

Uno de los fragmentos de trencadís que se subastarán.

La iniciativa está impulsada por el propio OCCC y Ruïnes del futur, una plataforma de artistas conceptuales y que se define como un proyecto de participación ciudadana que quiere “convertir escombros sin ningún uso en ruinas: objetos cargados de valor económico y simbólico, que servirán en el futuro “para entender la malograda ‘cultura valenciana'”.

Según aseguran los responsables del acto, a través de un comunicado, desde este lunes y hasta el viernes se exhibirán en el OCCC un total de doce piezas de cerámica que, según afirman, proceden del “auténtico trencadís de la cubierta del Palau de les Arts de Valencia creada por Santiago Calatrava”, esa que ha tenido que ser retirada por su estado ruinoso tan solo ocho años después de su colocación”, ironizan.

“La subasta –prosiguen– tendrá como único beneficiario el colegio público 103 de València, hecho en barracones y situado en el entorno de la Ciudad de las Artes y las Ciencias para que decoren con trencadís sus aulas o para que hagan los que mejor les convenga”.

 

“DAR VISIBILIDAD A UN PROBLEMA GRAVE”

La subasta también se desarrollará on line mediante Skype y será conducida por el actor Francesc Anyó, ha comentado a Europa Press Emili Payà, del centro Octubre, que, además, ha hecho notar que se trata de una actividad que, “desde el humor, pretende dar visibilidad a un problema que, en realidad es muy grave”.

En este sentido, argumentan que “durante los llamados años del despilfarro se produjo en Valencia un fenómeno paralelo a la arquitectura del espectáculo, como fue la construcción de colegios públicos de forma informal e improvisada, lo que obligó a miles de niños a estudiar en condiciones deplorables”.