Tapas de altura

La primera ‘Top chef’ valenciana, Begoña Rodrigo, se pone el delantal a los pies del Mirador Valencia para ofrecer tapas de altura. Desde este miércoles y hasta el final de las Fallas los que se acerquen hasta la noria móvil más alta de Europa podrán desgustar en horario de comidas y cenas los platos fríos diseñados por la propietaria de ‘La Salita’.

En la carpa instalada por ‘Vivero Turia’ la ganadora del programa capitaneado por el popular Alberto Chicote ha confeccionado un menú compuesto por coca de aceite, cebolla confitada y brascada de embutido, bocadillo Almussafes deconstruido con huevo poché, lata de mejillones agridulces con toque de curry y salmón marinado con glaseado de espinacas y crema de hinojo.

La carta se completa con los snacks a base de tubérculos fritos y tortas de legumbre con guacamole o salsa de pimientos rojos agridulces.

Con este ‘parador’ fallero se completa la oferta de ocio del Mirador, que ha llegado a Valencia este mes con motivo de las Fallas y que será visitable hasta el día 30. Desde sus 70 metros de altura se puede tener una visión de hasta 30 kilómetros y una visión privilegiada de los castillos que se dispararán en el viejo cauce a partir de este fin de semana y de la ‘Nit de Foc’ antesala de la cremà.

NORIAVALENCIA

En este mismo espacio de ocio, a los pies de la atracción turística, también se han programado fiestas a partir de las doce de la noche, algunas con música en directo, a lo largo de todo el mes.

Para disfrutar de las vistas es necesario pasar antes por caja, 6 euros es el precio del ‘viaje’ para los adultos y 4 euros para niños, a los que habrá que sumar un euro más durante los días ‘grandes’ de las fiestas falleras. En caso de querer un recuerdo desde las alturas en forma de foto, el coste asciende a 13 euros.