Un paso más para las Fallas como Patrimonio de la Humanidad

Fallas de ValenciaImagen de las Fallas de Valencia

Ya está cerrado el informe que la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia y Junta Central Fallera enviarán al Gobierno para formalizar la candidatura de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Se trata de un documento “rico y completo” en el que se tienen en cuenta “todos” los aspectos de las fiestas josefinas.

El expediente debía estar perfilado y entregado al Ejecutivo central antes del 25 de marzo, dado que ha de estar en poder de la Unesco el 31 de marzo para que las Fallas sean reconocidas con este título en 2015. La decisión del organismo internacional al respecto se conocerá en noviembre del próximo año.

Desde el Consell, la consellera de Educación, María José Catalá, ha destacado las “muchísimas adhesiones” que está recibiendo la candidatura de esta fiesta, entre las que se encuentran cerca de 200 instituciones, ayuntamientos, universidades y entidades culturales como el Congreso de los Diputados, consistorios de la Comunitat,  la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), el Consell Valencià de Cultura, el Consejo de Cámaras de la Comunitat, el Arzobispado de Valencia y la Federación de Folklore de la Comunitat.

La consellera ha resaltado que el expediente elaborado “pretende impulsar la candidatura de las fallas valencianas” en su conjunto, “no sólo de las de la ciudad de Valencia, sino de todas las fallas que existen en la Comunitat, en los distintos municipios que celebran las fallas”.

En este documento se hace referencia a “todos” los elementos implicados en las fiestas josefinas: su historia y tradición, la realización de los monumentos falleros con el trabajo de los artistas falleros, ‘llibrets’, música, indumentaria y su relación con la pirotecnia. 

La consellera ha citado, a este respecto, que se han incluido cuestiones como la labor que se está haciendo para “proteger oficios” relacionados con este sector como el de artista fallero –a través del Ciclo de Formación Profesional de artista fallero y ‘foguerer’, ha recordado–, y los ‘llibrets’ de falla –se ha referido al trabajo de investigación hecho en torno a estas publicaciones y a la exposición celebrada en el Museo del Carmen–.

Además, en esta línea, ha destacado la labor que se lleva a cabo para que “en el ámbito educativo se conozcan y aprecien todos los elementos propios de la fiesta fallera y de otras fiestas propias de la Comunitat Valenciana” y para incorporar en las enseñanzas regladas de los conservatorios, como se ha hecho en el de Castellón, instrumentos tradicionales como la ‘dolçaina’.

Cambio de fecha y contaminación

Por otro lado, preguntada por si un posible cambio de fecha para la ‘cremà’ podría afectar a la declaración de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la titular de Cultura ha señalado que “la declaración de BIC y la declaración de Patrimonio tienen una serie de medidas protectoras de los elementos culturales”, por lo que ha considerado que “el tema de las fechas no sería una medida protegida por el expediente”.

Por ahora, ha comentado, “la agenda es mantenerlo” en el 19 de marzo, aunque “no se blinda la posibilidad de modificar o alterar, simplemente, se tendría que solicitar un permiso oportuno para hacerlo”, ha dicho.

 En cuanto a la polución que pueden generar algunos materiales utilizados en la elaboración de los monumentos falleros y si esto podría suponer un inconveniente para la declaración de la Unesco, la consellera ha respondido que en el expediente elaborado se ha “detallado qué tipo de materiales se han utilizado tradicionalmente y son los propios del monumento”.