Un mediador intercultural para mejorar la convivencia del Cabanyal-Canyamelar

El Ayuntamiento de Valencia tiene previsto crear la figura del mediador intercultural para mejorar la convivencia entre todos los grupos sociales que residen en el Cabanyal-Canyamelar, dentro de las medidas que con urgencia se llevarán a cabo en este barrio.

Además, ha decidido intensificar la presencia policial, con más agentes de barrio y con una patrulla que estará en la zona cada noche, y la de trabajadores sociales municipales.

De esta manera lo ha anunciado este miércoles el segundo teniente de alcalde y también portavoz del nuevo gobierno municipal, Jordi Peris, que ha señalado  que la intención es proyectar “una imagen del barrio en positivo”.

Este martes hubo una reunión entre concejales miembros de la Comisión de Urgencia del Cabanyal y representantes de las entidades vecinales del barrio para identificar la medidas concretas que se han de poner en marcha con “carácter inmediato” para lograr la revitalización de esta zona de la ciudad.

Jordi Peris, concejal de València en Comú, ha explicado que esta segunda reunión de la comisión tuvo lugar en la Associació de Veïns y Veïnes del Cabanyal-Canyamelar “para tratar las medidas más vinculadas con las temáticas sociales y convivenciales del barrio” y “centradas en intervenciones a corto plazo”, como se decidió en la primera entrevista.

El representante del equipo municipal de gobierno ha indicado que se ha decidido comenzar a trabajar por los asuntos sociales “porque son los más urgentes y los que más necesidad tienen de intervención inmediata” en esta zona de la ciudad.

Peris ha destacado que en la reunión se han acordado con los representantes vecinales “una serie de medidas” que se adoptarán “por parte del Ayuntamiento” y “con carácter inmediato”, también para propiciar “cambios inmediatos en el barrio” y dar salida a “cuestiones urgentísimas”. Todas esas acciones se evaluarán en una próxima reunión que tendrá lugar en quince días.

LIMPIEZA, SEGURIDAD, MEDIACIÓN INTERCULTURAL, SERVICIOS SOCIALES Y COMERCIO

Las medidas decididas se refieren a limpieza, seguridad, mediación intercultural, servicios sociales y comercio.  Peris ha mostrado el compromiso de intensificar la limpieza del barrio en general y, “especialmente, de los solares abandonados que acumulan basura, materiales de obra, desperdicios y enseres que generan perjuicios al vecindario”.

En cuanto a la seguridad, Peris ha señalado que se ha decidido que haya “una mayor presencia de la Policía Local en el barrio, especialmente, en la zona cero, para tratar de reducir actividades ilícitas y la ocupación de espacios públicos que redunda también en perjuicio del descanso de los vecinos por la noche”.

“CONFLICTIVIDAD SOCIAL”

También ha hablado sobre la necesidad de trabajar en el ámbito de la mediación intercultural en esta zona de la capital y ha anunciado que el Ayuntamiento se ha comprometido a establecer “mecanismos de intervención de mediación entre los diferentes grupos sociales que conviven en el barrio”. En este punto, ha avanzado la decisión de crear un grupo de mediadores interculturales para “conciliar los problemas de los diferentes grupos sociales” y solucionar la “conflictividad social” que se da.

Finalmente, ha indicado que en respuesta a los comerciantes del Cabanyal-Canyamelar el consistorio se ha comprometido también a trabajar para “intentar proyectar una imagen del barrio en positivo” hacia el resto de la ciudad.