Carta abierta a Ribó desde la Plataforma de Vecinos de Ayora

Un polémico centro de acogida de inmigrantes

Edificio del futuro centro de acogida

Los vecinos de Marítimo Ayora desesperados por la falta de seguridad del futuro centro y los constantes engaños del Ayuntamiento

Somos una vecindad ejemplo de multiculturalidad, en donde se convive pacíficamente con múltiples nacionalidades. Tenemos dos mezquitas en el barrio, dos salones de testigos de Jehová y múltiples asociaciones.

Somos gente de paz y de concordia, que se respeta mutuamente, de todas las capas sociales. También de colores políticos muy diversos, pero todos convivimos con respeto y en paz.

Nuestra convivencia se rompió cuando en julio. Cuando nos enteramos por prensa que la concejalía de migración y de participación ciudadana quería insertar en la antigua guardería de la Plaza Federico Mayo, actual de Javier Goerlich un centro de acogida de inmigrantes.

Este bloque tiene cuatro entradas que no superan los 2,80m de altura y de cerca de 3 metros de ancho.  En el centro pegado en sus esquinas a los edificios de vecinos, existe una vieja edificación de dos plantas. Era una guardería que se cerró, a su vez, media plaza se valló y cerró como patio de la guardería.

Escasa separación del centro y de los edificios

Los vecinos durante muchos años hemos pedido un proyecto cultural para el edificio, sin respuestas por parte municipal. El edificio actualmente tiene grietas en su fachada con peligro de caída y posee enrejados propios de cárcel en todas sus ventanas. Sólo se accede por una pequeña puerta a través de un porche enrejado y por dos pequeñas puertas en el acceso del vallado metálico del patio.

Edificio sin ninguna medida de seguridad, ni acceso de bomberos ni hidrantes contra incendios en la plaza.

Una de las dos entradas de vehículos a la plaza

El edificio no cuenta con otra salida ni medidas de emergencia, la plaza no tiene medidas de seguridad contra incendios y los bomberos no pueden acceder. A duras penas, una ambulancia alta pasa.

En julio quisimos expresar en una reunión express a la concejala nuestras dudas pero algunos vecinos desesperados por sus problemas sociales acudieron. Allí la concejala Fabregas confundió la necesidad de los vecinos desatendidos  con racismo y xenofobia.

Promesas incumplidas por la concejala Neus Fábregas

La única entrada de vehículos existente

Se nos prometió una reunión informativa en septiembre para definir usos y explicar el posible proyecto. Pero un día después se firmaba la licitación de menaje de cocina, de sábanas, mantas, obras de reforma total de baños, etcétera por un importe cercano a los 80.000€. Y el 20 de agosto se iniciaron las obras.

Los vecinos no entendíamos nada, por lo que creemos se nos mintió deliberadamente. Se nos dio largas hasta una reunión el 1 de octubre, convocada por whatsapp. En la que teníamos que dar nuestros datos personales por whatsapp a una vecina que hacía de enlace con la concejala para poder acudir y la concejalía decidía quién podía acudir. Todo muy surrealista. Las obras proseguían y veíamos cañerías con posible amianto, demasiados cascotes en medio de la plaza para tan poca obra y acumulación de derribos. Todo esto con menores jugando entre ellos que saltaban en vallado de 1,80m.

fachada trasera del edificio

Seguimos sin tener copia del proyecto para estudiarlo

Ni la AA.VV. ni los vecinos tenemos a día de hoy el proyecto que conocimos en la reunión en Tabacalera del 1 de octubre con un plano en una pantalla que era una diapositiva y de palabra algunos esbozos.

Dimisión del Presidente de la AA.VV. con muy duras críticas a la concejalía de Fábregas

Después de la misma, el presidente de la AA.VV. ha dimitido por sentirse engañado y utilizado por la concejala. Vemos como en un edificio angosto, carcelario y sin condiciones de seguridad se va a meter a personas en un clima de tensión. Todo ello cuando a 50m tenemos un edificio recién reformado de 6 plantas de la Generalitat Valenciana sin casi uso, es el Centro Social Jaime I que aparece incluso en la web municipal como centro social municipal. Este mira al jardín de Ayora y reúne muchas mejores condiciones.

No nos negamos a la llegada de personas que necesitan nuestra ayuda, pero no en esas condiciones de un edificio que es peligroso para ellos y para los vecinos. Preguntados por informes de bomberos estos no existen y no hay hidrantes, se quemó el piso de un vecino y los bomberos no pudieron acceder con su camión. ¿Qué pasará en caso de incendio con una colilla en un colchón? Ni podrán salir.

pancarta vecinal

“El proyecto se hace sí o sí a pesar de los vecinos” afirma Neus Fábregas

Lejos de ello la concejala de participación ciudadana aseguró que el proyecto se hacía sí o sí a pesar de los vecinos. Un proyecto que ahora llaman mixto, donde se reconvierten 4 aulas en 6 habitaciones colectivas y 4 espacios “culturales” una cocina, un comedor, un hall y despachos. Sin espacio suficiente para estar cómodos o poder convivir.

Ha conseguido con su actitud que la vecina que era enlace se haya radicalizado y en la reunión llevó incluso gente de españa2000, y ahora amaga con manifestación con ellos de corte racista, de la que los vecinos nos desmarcamos.

Problema generado por el Consistorio

Con su mala praxis vemos ha generado un auténtico problema. E en un barrio que a pesar de la pobreza de su gente, convivíamos en paz, ahora está en pie de guerra con 20 pancartas en los balcones. Tenemos problemas generados entre vecinos por el propio ayuntamiento y ha conseguido algunas personas se hayan radicalizado.

Pensamos que lo primero es la seguridad y la paralización de un proyecto que se anuncia como temporal pero que ya después de las numerosas faltas a la verdad no nos creemos. La opacidad del proyecto es total y la falta de participación absoluta.

Nueva plataforma vecinal de lucha por el barrio

Por ello nos hemos constituido en plataforma de vecinos y pronto empezaremos las movilizaciones. Para conseguir paralizar el proyecto y un lugar digno y seguro para estas personas.

Esperamos de nuestro ayuntamiento su apoyo y comprensión y no su imposición y más engaños. También esperamos conocer el proyecto de una vez y que la plaza se abra para los vecinos. Deseamos un centro cultural y biblioteca que lo use unas horas y no genere problemas de seguridad, ni de convivencia. Una infraestructura que dinamice y no genere conflictos, porque algunos las ventanas las tenemos a escasos 2m del edificio.

pancartas en los balcones