El barrio de Maritim-Ayora tendrá un centro de inmigrantes

Enfado vecinal monumental con Neus Fábregas

Ayer tarde se efectuó una reunión en el edificio de Tabacalera del Ayuntamiento de Valencia. La concejala de Inmigación y participación ciudadana invitó a un representante por finca de la Plaza de Goerlich (antigua Federico Mayo) y a algunos de calles colindantes. también asistieron otros cargos del equipo de gobierno y asociaciones seleccionadas por ellos.

La tensión acumulada en estos meses de verano se quería rebajar hablando de proyectos para el antiguo edificio de la Guardería del colegio Jaime I sita en dicha plaza.

Reunión para explicar el proyecto y decidir los usos

Lejos de ello, la concejala citó a  la reunión al asesor de Gloria Tello (Compromis), que es la Presidenta de la Junta Municipal del Marítimo. También acudió la concejala Isabel Lozano, la asesora de la propia Neus, Mireia Biosca y técnicos de inmigración y cooperación internacional. Así como la directora del CAI ( centro de atención a inmigrantes municipal)y a entidades de trabajan con los inmigrantes.

La concejala y los técnicos ofrecieron la necesidad urgente e imperiosa de ayudar a la población inmigrante, destacando que este año la concejalía y el CAI hasta junio había atendido a cerca de 750 personas. Los vecinos, encabezados por el presidente de la AA.VV. Marítimo-Ayora no se oponían al centro, pero indicaban palabras como “ratonera, edificio en pésimo estado o lugar inapropiado para estas personas”.

Los vecinos se encontraron con una decisión tomada de espaldas a ellos

Durante cerca de dos horas los vecinos del bloque y calles adyacentes le estuvieron rogando a la concejala que escuchase y que viera que el edificio carecía de las mínimas medidas de seguridad para los migrantes y para los vecinos. se destacó que los bomberos no podrían entrar a la plaza con ningún camión en caso de incendios. Igualmente se incidió sobre la problemática social de una zona deprimida con necesidades sociales urgentes no atendidas.

El presidente de la AA.VV. incidió que no habían sido atendidas ninguna de las peticiones de uso hechas por los vecinos para el edificio. Los vecinos primero en un tono de escucha y cada vez más indignados le mostraron la sinrazón del proyecto.

Vecinos indignados y cabreados

Según algunos vecinos “veníamos a hablar de los posibles usos y nos hemos encontrado en que ya lo tenéis todo decidido de antemano. No habéis querido escuchar y los vecinos nos sentimos engañados y muy decepcionados”.

Así se enumeraron las nefastas actuaciones desde la Concejalía de Inmigración ocultando el proyecto y jugando al despiste. Al final, se presentó la idea de un centro mixto. El ayuntamiento reconoció que lo que iba a ser para cerca de 50 personas ahora era para 18.

Ya no hay vuelta hacia atrás desveló Neus Fábregas

Desgranaron el proyecto presentando el centro de acogida para hombres mayores de edad, 18 en concreto. Se distribuirán en 3 habitaciones comunes de 6 personas. A las que no separarán ni una placa de pladur que aporte intimidad. Por otra parte se hacía público que dispondrá de múltiples aseos comunales. También tendrá comedor, varios despachos y zona de recepción, con vigilancia nocturna privada. Igualmente parte del centro será destinado a “centro cívico” con un despacho y 4 aulas polivalentes de 30 y 10 metros cuadrados aproximadamente y que serán para centro cívico de uso comunal y que no habrá separación con el centro de acogida.

Como no puede albergar cocina para cocinar, la comida será un catering aunque dispondrá de cocina física y un comedor.

Privatización de la gestión del centro de acogida y del edificio

La gestión del edificio se privatizará a una entidad con experiencia demostrada.

De hecho Neus Fábregas reconoció que después de los 80.000€ gastados, ya no hay vuelta atrás y lo ve como una “oportunidad para el barrio”.

Concejala de participación ciudadana que niega la participación y desoye a los vecinos

Destacar que se impidió la presencia de grupos políticos ni de asesores municipales que no fuesen del equipo de gobierno.

La reacción de los vecinos al término de la reunión era unánime. Rechazo al centro y advirtieron a la concejala que lo rechazan en ese edificio. Ofreciendo el edificio casi sin uso a 50m de distancia de la Generalitat Valenciana. A lo que la Concejalía les respondió que el edificio que habían elegido es que lo consideraban idóneo. Por lo que la plaza tendrá un centro mixto de acogida de inmigrantes y pequeñas aulas cívicas.

Movilizaciones vecinales a la vuelta de la esquina

Los vecinos anuncian movilizaciones inminentes por lo que califican una tomadura de pelo de la concejala Neus Fábregas y del equipo de gobierno.