El PP critica la parálisis de Ribó para frenar la contaminación acústica

Mercado de Russafa, uno de los barrios que más sufre la contaminación acústicaMercado de Russafa, uno de los barrios que más sufre la contaminación acústica

La concejala del PP en Valencia, Lourdes Bernal, ha lamentado que “el Gobierno municipal haya sido incapaz de seguir avanzando en las medidas que el PP puso en marcha para reducir el ruido en la ciudad en general y en determinados barrios en especial”.

La concejala ha citado como ejemplo de estas líneas de acción del anterior Gobierno Popular “la elaboración y aprobación de un Mapa del Ruido en la ciudad, la puesta en marcha de planes de acción contra la contaminación acústica, la realización de campañas de sensibilización en centros escolares o la colocación de pantallas acústicas en colegios y en determinadas vías de la ciudad”.

EL BARRIO DE RUSSAFA COMO EJEMPLO

Bernal ha asegurado que “es el caso del barrio de Russafa, en el que todos los avances conseguidos durante el anterior mandato se han visto paralizados en este primer año de gobierno del alcalde Ribó.”

Por todo ello, ha considerado “lamentable que los vecinos de Russafa lleven desde enero esperando poder reunirse con la señora Soriano, pero está claro que los tiempos y las prioridades de la concejala no son los mismos que los de los vecinos”.

LAS PROPUESTAS DEL PP

Asimismo, Lourdes Bernal ha señalado que “si la inactividad del Gobierno municipal en este ámbito es criticable, más lo es todavía que se opongan a las nuevas medidas y acciones que desde el Grupo Popular se plantearon en el último Pleno municipal”.

Los populares propusieron la celebración de reuniones mensuales de seguimiento entre vecinos, hosteleros, Ayuntamiento y, en su caso, otras administraciones públicas, con información puntual del resultado de las mismas a quienes viven en el barrio.

Además el PP planteó que la competencia para la imposición de sanciones graves y muy graves pase de la Generalitat al Ayuntamiento, con el fin de agilizar su tramitación, así como una presencia policial permanente para comprobar y asegurar el cumplimiento de la normativa en materia de licencias y horarios.

Unas propuestas a las que “el Tripartito votó en contra,” ha remarcado la concejal,  “pese a que no tienen color político y únicamente buscan seguir avanzando en la mejora de la convivencia y en el necesario respeto de la legalidad por parte de una minoría de locales que incumplen la normativa en perjuicio de los vecinos y de la gran mayoría de hosteleros”.