La Policía Local no participará en desahucios

Joan RibóJoan Ribó, alcalde de Valencia

La Policía Local no participará en desahucios y el Ayuntamiento trabajará para que no haya más en la ciudad. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha anunciado este miércoles que la Policía Local de la ciudad, que depende del consistorio, “no va a participar en ningún desahucio“. Esta es una muestra, según ha señalado el primer edil, de que el Ayuntamiento tiene el objetivo de “hacer de Valencia una ciudad libre de desahucios” y van a “trabajar en esa dirección”.

Así lo ha confirmado en una rueda de prensa conjunta con la concejala delegada de Vivienda, María Oliver, y la coordinadora del Área de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, en el consistorio de la capital, en la que Ribó ha señalado que esta iniciativa “es una muestra de que el Ayuntamiento no quiere participar en los desahucios“.

El alcalde ha explicado que el Gobierno Local está trabajando con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que “se ha dirigido a los bancos y no les han hecho caso”, para que “no haya desahucios en Valencia“, de forma que van a tratar de conseguir “una salida digna para las personas que se encuentran con problemas para garantizar el derecho a la vivienda”.

Así, ha destacado que la vivienda “es un derecho básico y constitucional” y el consistorio lo quiere garantizar “igual que se está haciendo en Madrid, en Barcelona y en todos los ayuntamientos con una perspectiva diferente desde las elecciones”.

Otra medida anunciada por el primer edil de Valencia es que ha enviado una carta “a todos los bancos involucrados” para “contarles la situación” y “hacerles ver que 55.000 euros es algo insignificante ante el daño que puede causar a estas personas”.

El alcalde se ha referido a esta cifra concreta, porque ha comentado que está programada una acción judicial el próximo lunes para desahuciar a una persona “muy peculiar”, ya que “tiene 70 años, una discapacidad del 72 por ciento, un hijo parado de larga duración que también tiene graves problemas de salud, cobra una pensión de poco más de 300 euros y tiene una deuda con un banco de 55.000 euros, sobre todo por adaptaciones en la vivienda por su minusvalía”.

Ribó ha apuntado que la entidad pertenece a un conglomerado bancario que, a la vez, forma parte del segundo banco francés. A causa de esta situación, el alcalde ha comunicado que ha mantenido una conversación con el cónsul de Francia en Valencia, Pablo Broseta, para buscar una solución y el representante galo ha confirmado que “hablará con la Embajada para solucionar el tema”.

Debido a este caso, Ribó ha apuntado que la legislación española es “claramente insuficiente” en cuanto a desahucios aunque “sí se ha hecho algún avance” como, por ejemplo, “impedir los desahucios en determinadas personas con minusvalías importantes”. Por ello, Ribó ha sugerido a la Administración de Justicia que “evalúe este caso porque entendemos que está, al menos, en la frontera de lo que marca la estrecha e insuficiente legislación española” y piensan que “hay motivos suficientes para que no se considere este desahucio“.

Preguntado por la posibilidad de buscar un ‘plan B‘ en caso de que se ejecute el desalojo de esta persona, Ribó ha indicado que “el plan es que no haya desahucios” pero, si se produjera trabajarían “en otros flancos”. Sin embargo, ha añadido que el ‘plan A’ es el único humanitariamente razonable”.

Ante la idea de utilizar el parque público de viviendas del que dispone la ciudad para solucionar este caso, Ribó ha admitido que “es una posibilidad” pero, de momento van a trabajar en el ‘plan A‘, que es “que no haya desahucios”.

La responsable de Vivienda, María Oliver, ha añadido que Valencia sólo dispone de una partida de viviendas para realojos de “15 o 16”, lo que considera “un parque ridículo”. Por ello, Oliver ha señalado que “lo lógico sería que los bancos, que son los que tienen viviendas habilitadas para vivir, tengan un acuerdo con el Ayuntamiento para el alquiler social y suplir esa necesidad”. Además, ha indicado que “sería incomprensible que el Ayuntamiento se pusiera a construir cuando hay muchísimas viviendas vacías”.

Por otra parte, el alcalde de Valencia ha manifestado que el consistorio “tiene previsto hacer un plan de cara a la judicatura y a determinados bancos” y ya han mantenido conversaciones con “un banco que ha dicho que no tenía desahucios” pero quieren hablar con todas las entidades financieras “para trabajar en el tema de los desahucios y también de la vivienda social”.

Preguntado por la posibilidad de que el Ayuntamiento de Valencia deje de tener contratos con los bancos que lleven a cabo desahucios, Ribó ha explicado que “el problema es que los bancos que son más agresivos en este tema no están en el mercado normal bancario”, sino que son entidades “de internet y de ese tipo” pero si fuera el caso de los bancos con los que el Ayuntamiento trabaja, se planteará.