Las fuertes lluvias cortan carreteras y cierran escuelas en el episodio más intenso de gota fría desde 2008

Gota FríaGota Fría

Un nuevo episodio de gota fría, el más intenso desde 2008, mantiene en alerta roja a las provincias de Castellón y Teruel, ha dejado sin clase a miles de escolares, ha obligado a cerrar parques y jardines e impide el tráfico en varios tramos de la red principal y secundaria.

Colegios, Institutos y Universidades cerradas

Miles de escolares y universitarios de más de un centenar de municipios de Valencia y Castellón se han visto afectados por la suspensión de las clases este jueves y viernes, en las localidades valencianas de Cullera y Sueca se han interrumpido todas las actividades educativas y deportivas y el Ayuntamiento de Valencia ha cerrado al público los parques y jardines de la ciudad.

El episodio de gota fría de este jueves ha dejado hasta 164 litros por metro cuadrado en tres horas y media en Almenara (Castellón) y hasta 246 litros por metro cuadrado en Benircarló (Castellón), provincia donde no llovía tanto en menos de un día desde el año 2000, según el balance de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En el conjunto de la Comunitat Valenciana, el teléfono de emergencias 112 ha recibido 541 avisos relacionados con el temporal.

Gota fría en la ronda sur a la altura de nueva La Fe

Gota fría en la ronda sur a la altura de nueva La Fe

Carreteras cortadas y clases suspendidas

Las precipitaciones han provocado el desvío de dos aviones de Valencia a Alicante, el cierre del puerto de Castellón, la Pista de Silla y otras carreteras cortadas, afecciones al tráfico de trenes de Cercanías y la inundación de la vía de una estación de Metrovalencia.

Ante la previsión adversa, más de 60 localidades y las tres universidades públicas de Valencia y Castellón no darán clase este viernes, 19 de octubre.

Durante toda la jornada, efectivos de bomberos se han desplegado para rescatar a los ocupantes de coches atrapados en Torrent (Valencia) y Nules, Benicarló, La Llosa, la Vall d’Uixó y Almenara e intervenir ante la acumulación de aguas en viviendas y caídas de árboles en la calzada.

Con datos hasta las 20:30 horas, las carreteras cortadas en Valencia son la Pista de Silla en ambos sentidos, los pasos inferiores de la V-31 a la altura de Massanassa, la CV-414 entre Picassent y Torrent y los caminos del entorno del barranco Carraixet, de Bétera a Vinalesa.

En la provincia de Castellón están cortadas al tráfico la CV-176 a la altura de Castell de Villamalefa, del kilómetro 4.700 al 5.720, y la CV-213 de Navajas a Algímia de Almonacid, a la altura de Matet en el kilómetro 15,050.

La última en cerrar el tráfico ha sido la N-340, a la altura de Almenara, entre los kilómetros 941 y 952.

Trenes

El tráfico ferroviario también se ha visto afectado entre Almenara y Moncófar (Castellón) por las condiciones meteorológicas adversas de la zona.

La circulación de la línea C3 de Cercanías Valencia está interrumpida entre las estaciones de Valencia FSL y Valencia Sant Isidre, por lo que Renfe ha establecido transbordos por carretera entre ambas estaciones para los viajeros afectados.

Metro

Metrovalencia, con interrupciones en puntos de la Línea 1 durante la tarde y la inundación de la vía desde la Font del Almager hasta Villanueva de Castellón, ha reestablecido el paso de los convoyes de toda la red a las nueve de la noche.

Respecto a la actividad educativa, más de 60 centros han suspendido las clases para este viernes, al igual que las universidades de València (UV), Politècnica de Valencia (UPV) y Jaume I (UJI) de Castellón, donde la Conselleria de Igualdad ha suprimido la actividad de 59 centros de atención diurna.

Los juzgados sí abrirán sus puertas, ya que el TSJCV no ha decretado día inhábil.

Inundada avenida de Gaspar Aguilar en Valencia

Inundada zona avenida de Gaspar Aguilar en Valencia

Una gota fría “con tanta intensidad” no se producía desde 2008

En función de la evolución del episodio de fuertes lluvias en la Comunidad, la Agencia Valenciana de Emergencias podría llegar a movilizar un dispositivo de hasta 2.000 efectivos.

Por otra parte, el Gobierno de Aragón ha activado el Plan Especial de Protección Civil por Inundaciones en fase de prealerta en la provincia de Teruel, donde la Confederación Hidrográfica del Ebro prevé crecidas extraordinarias en los caudales de los ríos Matarraña y Guadalope.

El marcado flujo húmedo e inestable que afecta a la Península y Baleares es el resultado de la unión de dos borrascas, una que evoluciona desde el Mediterráneo y otra desde el Atlántico.

Rubén del Campo, portavoz de la Aemet, ha explicado que en los últimos diez años no se había producido una gota fría de estas características, “con tanta intensidad y precipitación acumulada“, sino que habían sido episodios “muy flojitos y débiles”.

Hasta las 17:00 horas, el mayor volumen de precipitación ha correspondido a Valencia, con 51 litros por metro cuadrado; Girona, con 47,5; Málaga, con casi 43 litros; Huelva, con 41, y Alicante, con 40.

La alerta roja se mantiene este viernes en Castellón 

Para este viernes, de acuerdo con las previsiones, la situación no mejora, sobre todo en Castellón, donde la Agencia de Meteorología ha vuelto a activar el aviso rojo (riesgo extremo) por lluvias y tormentas que dejarán una precipitación acumulada de 180 litros por metro cuadrado en 12 horas.

En Teruel, Tarragona, Valencia, Ibiza, Formentera y Mallorca, se mantiene la alerta naranja (riesgo importante) por fuertes tormentas, temporal marítimo con olas entre 3 y 4 metros y lluvias, que acumularán 80 litros en 12 horas o 30 litros en una hora.

En las provincias de Albacete, Cuenca, Guadalajara, Soria, Barcelona y en la isla de Menorca, persiste el aviso amarillo por lluvias, tormentas o mala mar.

El sábado, la borrasca se desplazará hacia el suroeste, pero todavía dejará precipitaciones fuertes y persistentes en la Comunidad Valenciana y muy fuertes en la Región de Murcia y en el área mediterránea andaluza.

A partir del domingo, día 21, lo más probable es que la situación tienda a remitir, con el desplazamiento de la borrasca hacia el oeste de la Península, aunque existe bastante incertidumbre en cuanto a su trayectoria.