Todos quieren ser socialdemócratas

Con el campo no se juegaTodo cambia

Ahora resulta que todos los candidatos a la Presidencia del Gobierno quieren ser socialdemócratas. Los que siempre se supone que lo fueron quieren volver a serlo, y los que nunca lo fueron quieren serlo. También los que se denominan liberales o socioliberales quieren serlo. Realmente la socialdemocracia podemos decir que está muriendo de éxito, como tantas y tantas ideologías que lo han acabado impregnando todo y que acaban sin tener un partido referente. Pasa algo parecido con el valencianismo. Todos quieren ser valencianistas, aunque no sepan si quiera hablar valenciano o lo más mínimo de cultura valenciana, aunque ese es un tema a parte.

Recientemente hemos podido ver como Pablo Iglesias, el mediático líder de Podemos, entrevistado por Ana Pastor en un programa de prime time de La Sexta, se definía como un ‘socialista como Allende’, el histórico presidente de Chile, y decía identificarse con líderes como Pepe Múgica, de Uruguay. Quizás algo a medio camino entre el ‘la casta’ y los recurrentes líderes del chavismo venezonalo, tan de moda últimamente. Pablo dice que ya fue comunista, pero que se ha hecho mayor. Cualquiera diría que hace apenas dos años, en las elecciones europeas, iban a poner patas arriba el sistema. El giro es claro, y tiene el objetivo de atraer votantes moderados socialistas hasta las papeletas de Podemos y sus aliados. Habría que ver qué opinan sus compañeros de Compromís, aunque a Mónica Oltra se le ve muy cómoda de turné por toda España de mitin en mitin junto a Pablo Iglesias, eso sí, se mueve como pez en el agua en Cataluña y Baleares. Y sí, ustedes y nosotros hemos pensado lo mismo, pero haremos como que no lo hemos percibido.

En el lado socialista queda la importante y titánica labor de recuperar el título de socialdemócratas, pues las políticas de los socialistas en la última legislatura de ZP les alejan, y mucho, de este marco ideológico. En todo caso, la socialdemocracia puja en alza, aunque a la mayoría de los españoles les preocupen más bien otros temas.