Al nuevo vídeo marcador sólo sube el trofeo de Luis David Adame

Natural de Adame en su paso por la Feria de Julio de Valencia.Natural de Adame en su paso por la Feria de Julio de Valencia.

La Feria de Julio 2016 ya anda. Poco más de un tercio, que para ser jueves y novillada, y sumar algo por encima de los 3.500 espectadores, no está nada mal. Vamos, que de cine. La plaza de toros de València, además, ha estrenado vídeo marcadores. Como los de Zaragoza o Pamplona. Buena idea que merece ser comentada. Además ayuda al personal a seguir la lidia. Ay, pues a ver quién es este banderillero o qué pasodoble suena ahora. En la era de la sobrecomunicación y un público cada vez más ignorante en lo taurino, esos detalles no vienen mal. Al final el vídeo marcador sólo pudo reflejar una oreja, la que cortó Adame del quinto. El aburrimiento, en cambio, no suele subir a los luminosos.

Porque algunos se la prometían muy felices por eso de que se anunciaba una de Santiago Domecq. Pero fue un desastre que conforme avanzaba más desagradable se ponía todo. A peor toda: aburrida y desesperante. Desigual y fea en líneas generales, más fea conforme se iba comportando. Altos, vareados, sin remate. Se salvan de la quema el inválido pero noble y de mucha clase que hizo primero y el sobrero tercero, algo incierto pero con un punto de casta. Cuarto, quinto y sexto tuvieron teclas, genio y se pusieron muy a la defensiva.

La tarde trató agarrarse a la emoción ausente en casi toda la corrida, además, eterna: se rozaban las tres horas de festejo cuando salíamos. Avisos se llevó Climent uno por toro tras la nada y otro Younes del tercero. Luis David Adame destacó su oficio y capacidad de resolver y por poco se abre la puerta grande. Pero claro, es normal que un presidente no te conceda la oreja en una plaza de primera tras una faeana justita que finiquitas de espadazo atravesado que hace guardia. Es normal.

El primero de Adame cantó la gallina pronto. El mexicano se dio un festín en los primeros tercios. De capa, templado y variado. Una voltereta fea del novillo mermó la buena condición. Sorprendió Luis David en banderillas, un tercio que no suele estar en su repertorio pero que esta vez resolvió con soltura. En la faena de muleta se le vino prontó a tablas el mansito y ahí le dejó varios naturales buenos y le enjaretó circulares de todas las marca. Logró la atención del público, pero la espada no ayudó. En cambio, se dio una vuelta por su cuenta.

Con el quinto llegó casi que lo mejor de la tarde. Empezando por el tercer par de banderillas, obra de Miguel Martín, que se desmonteró junto a Francisco Javier Sánchez. Muy mirón el tal ‘Sacritán’, se paraba entre muletazo y muletazo a la altura del pecho, pegaba una recalada y ponía a prueba los corazones. Adame resolvió por la vía del buen toreo. Exigente, bajando mucho la mano Luis David construyó meritoria faena, fundamentada en el pitón derecho. Por el izquierdo o cuando le levantaban la mano en los de pecho apretaba de lo lindo y se quedaba en el sobaco. El novillero hidrocálido lo rompió adelante, por abajo y en los medios, que con un animal así deben pesar más. La emoción hizo acto de presencia por las complicaciones de la casta (o la escasez de la misma) y el valor y pulso del torero. La espeda esta vez viajó con tino y la oreja fue justa.

El francés Andy Younes hizo derroche de valor y mostró que todavía falta un largo proceso de cocción. El sobrero de nombre ‘Magistrado’ embistió enrazado y le puso a prueba. De escasa fijeza en los primeros tercios, desparramaba mucho la vista. Si los muletazos no salían puros, mandones por debajo de la pala, lo que sí lograba era desde la quietud soportar con estoicismo aunque sin gobierno aquella embestida. Con la espada tuvo un problema toda la tarde, que se repitió con un sexto al que quiso llevar la contraria otra vez desde el valor. Novillo muy reservón y de media arrancada ya en el segundo tercio. El de Arles empezó con un cambiado en los medios. Ni media arrancada, ni medio muletazo, fue Younes el que embistió hasta llevarse un voltereta fuerte y seca frente a toriles. Se veía venir. Contra esa actitud poco se puede decir.

Cristian Climent dio un paso atrás. Insulso con el primero, un novillo blando y de nobleza almibarada, que embistía a ralentí ya de salida y al que banderilleó regular. No hubo comunicación entre los muchos muletazos del torero que jugaba en casa y un público a favor. Si con el bueno no hubo luces, con el cuarto que puso problemas y de vez en cuando se defendía y tiraba a dar, menos. Faltó seguridad, sitió y sobre todo convicción.

El siguiente festejo es la corrida mixta con toros de El Capea para rejones y de El Pilar para lidia a pie. Están anunciados Pablo Hermoso de Mendoza, José María Manzanares y Roca Rey.

 

FICHA DEL FESTEJO

Novillos de Santiago Domecq desiguales de presentación, destacó el sobrero que hizo tercero. Desagradable y a la defensiva la segunda mitad del festejo. Cristian Climent (silencio tras aviso en ambos), Luis David Adame (vuelta al ruedo por su cuenta tras petición y oreja) y Andy Younes, (silencio tras aviso y palmas) Entrada: Un cuarto de plaza, unas 3.500 personas.