Los excesos culturales

Toni Subiela, operación 'bajoqueta'Toni Subiela, diputado de Ciudadanos en Les Corts Valencianes

Los excesos culturales

Por Toni Subiela, diputado de Ciudadanos en Les Corts Valencianes

Publican los medios que la exdirectora del IVAM, acusada de derrochar todo el dinero que pudo gestionar, se atrinchera en su cargo del Consell Valencià de Cultura. Y además, que aún mantiene personas alrededor, consellers también del organismo cultural, que la defienden. Sinceramente, en el Partido Popular hay demasiados que ni tienen vergüenza, ni la conocieron jamás.

Creo que esta legislatura se agotará antes de que dejen de salir bochornosos casos de la inmoral gestión que, de nuestro dinero, del dinero de nuestros impuestos, del dinero de todos los valencianos y valencianas, hizo el Partido Popular durante sus años de Gobierno.

Consuelo Císcar, imputada por sobreprecios en la compra de obras de arte junto con cuatro subdirectores y un empresario, se mantiene como directora honorífica del IVAM y miembro del Consell Valencià de Cultura. Una nueva página en los folletos turísticos de la comunidad con mayor corrupción del país. No sé si llegarían a tiempo de incluirla en la publicidad de Fitur.

Insisto, porque ya lo he dicho otras veces, que lo peor de todo esto es que el arrepentimiento, la autocrítica, la humildad o la vergüenza en el Partido Popular no se ven aparecer por ningún rincón. Es como con el accidente de metro de julio de 2006, no son capaces de pedir perdón, no son capaces de admitir culpa alguna, no son capaces de asumir responsabilidades.

Esta semana, la insigne Rita Barberá, avalaba la gestión y el liderazgo de Isabel Bonig al frente del PPCV. Parece ser que, como la canción de Julio Iglesias, la vida sigue igual. Si despreciable es la actitud de los portavoces del Partido Popular en la Comisión de Investigación del Accidente de Metro, no menos deshonrosa es la de la estructura del partido cada vez que saltan a los medios de comunicación imputaciones de su etapa como gobierno.

Espero que Julio Iglesias se equivocara y que la vida no siga siempre igual.