El barrio de Penya-Roya tiene un sistema propio para control y funcionamiento de agua

El Ayuntamiento de Valencia, por medio de la Concejalía de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, está llevando a cabo el proyecto de sectorización de la red de agua potable del barrio de Penya-Roja para optimizar su funcionamiento y control, según ha informado el consistorio en un comunicado.

Las obras, localizadas en el Paseo de la Alameda en su cruce con la calle Enrique Viedma Vidal, consisten en la instalación de un equipo subterráneo de sectorización en las redes de agua que abastecen al barrio de Penya-Roja, con lo que se beneficia en su conjunto a más de 11.000 vecinos del entorno.

La concejala delegada del Área de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Maria Àngels Ramón-Llin, ha explicado que este proyecto “se enmarca en la línea de innovación e implantación de nuevas tecnologías en la gestión de redes de agua de la ciudad de Valencia, permitiendo optimizar el funcionamiento y el control de estas infraestructuras de abastecimiento”.

La sectorización de las redes de distribución es un avanzado proyecto consistente en la fragmentación de la red de agua potable de la ciudad en zonas aisladas (sectores) lo cual permite dotar de autonomía a cada sector con independencia del conjunto de la red de agua de la ciudad.

En este sentido, la concejala ha destacado que, entre otras ventajas, la sectorización “permite mantener un control continuo de los caudales de agua que discurren por cada sector y adaptar la gestión de las redes de agua a las necesidades concretas de cada ámbito, siguiendo nuestro criterio general de uso y gestión eficiente de los recursos hídricos”.

MINIMIZAR AFECCIONES

“Del mismo modo aislar cada sector del resto de la red de abastecimiento de la ciudad permite minimizar las afecciones a los vecinos en casos de obras o intervenciones en las redes, acotando al mínimo posible el radio de actuación en cada caso”.

Este seguimiento continuo del funcionamiento de las redes de agua hace posible un control “exhaustivo” sobre los caudales y las demandas de consumo, lo cual permite a los técnicos detectar “de forma inmediata” cualquier tipo de anomalía en el funcionamiento de estas infraestructuras, a través del sistema de telecontrol y telegestión implantado por el Ayuntamiento, cuyo seguimiento se realiza en la Central Operativa de Abastecimiento ubicada en Vara de Quart.

La ejecución de este proyecto, programado para agosto con la finalidad de minimizar el impacto de las obras a los vecinos y al tráfico en esta zona de la ciudad, concluirá a mediados del presente mes.

En estos momentos, se está construyendo una estación subterránea de sectorización, dotada de válvulas de apertura y cierre de caudales, filtros y caudalímetros, con el fin de medir en tiempo real el caudal que circula por las conducciones y detectar de forma inmediata posibles fugas o cualquier tipo de anomalía.