El PSPV exige una política metropolitana eficiente

El portavoz del grupo municipal socialista y secretario general del PSPV-PSOE de la ciudad de Valencia, Joan Calabuig, ha reivindicado la “capitalidad de Valencia dentro del área metropolitana” pero ha asegurado que el “sectarismo” de la alcaldesa, Rita Barberá, “mantiene aislada la ciudad”.

Calabuig, que se ha pronunciado en estos términos durante la constitución del I Consell de Municipis de l’Área Metropolitana que han celebrado los socialistas este sábado en Torrent, ha incido en que Valencia “es la única gran área urbana de todo el eje Mediterráneo que carece de política metropolitana y de un órgano que garantice una dirección estratégica del territorio”.

Así, ha explicado que la tercera área metropolitana de España con más de 1.500.000 de habitantes “debe tener una administración pública metropolitana como la que ya tuvimos y que Barberá eliminó de un plumazo cuando empezó a molestarle”. En su opinión, tanto la alcaldesa de Valencia como el resto de dirigentes populares “no creen en una política integradora, moderna y metropolitana”.

Ha expuesto que un ejemplo reciente es “su sectarismo y su visión de intramuros de la ciudad con un asunto tan importante como el transporte público”. “La alcaldesa de Valencia y el PP han tardado 10 años en darse cuenta del dinero que hemos perdido por su propia dejadez o sectarismo”, ha asegurado respecto al contrato programa.

Al respecto, ha precisado que entre los años 2004-2010, el Gobierno del PSOE destinó, a través de los Presupuestos Generales del Estado, más de 260 millones de euros para el transporte metropolitano de Valencia “que nunca recibimos porque la Generalitat jamás puso su parte”. “Después de 10 años reclamándole al PP que exigiera a la Generalitat el pago de su parte, ahora Barberá decide ir sola y por su cuenta para arreglarse sólo lo suyo, con esa concepción de intramuros de Valencia”, ha subrayado.

Para Calabuig, “el área metropolitana de Valencia necesita una administración que gestione nuestro territorio con un objetivo de cohesión territorial y social“. Ha señalado que es “fácil devolverle a nuestra área metropolitana esa entidad mediante una nueva ley aprobada en Les Corts y que esta nueva administración asuma las competencias que ahora tienen las empresas públicas que han acabado siendo un foco de corruptelas y despilfarro, como en la gestión del agua y residuos”.

 

Un nuevo ‘Consell Metropolità’

Entre las competencias que puede asumir el nuevo Consell Metropolitá, ha citado “dotar a esta administración de instrumentos de ordenación territorial adaptado a las necesidades comunes con un Plan Urbanístico Metropolitano; desarrollar las actuaciones de vertebración territorial necesarias para la articulación, conectividad, movilidad y funcionalidad de nuestra área metropolitana; constituir una comisión de urbanismo propia que posibilite tratar todos los asuntos urbanísticos de nuestros municipios integrándolos de acuerdo a una planificación conjunta o impulsar actuaciones que faciliten el acceso a la vivienda mediante la promoción de vivienda pública como de la rehabilitación”.

Igualmente, ha defendido trabajar por un entorno metropolitano del concepto ‘smat city’; en el ámbito medioambiental ha abogado por la preservación, recuperación y regeneración de espacios naturales, la gestión de las playas del litoral metropolitano o el mantenimiento integral de grandes parques metropolitanos”.

Joan Calabuig ha propuesto la elaboración y desarrollo del Plan Metropolitano de Movilidad Urbana pero también, el desarrollo de proyectos de colaboración internacional con otras ciudades del Mediterráneo para movilizar las capacidades e incrementar la presencia internacional, “potenciando la actividad económica y la creación de empleo”.