Gaspar presenta 2.015 avales para su ‘objetivo 2015’

Como Moisés con las dos tablas de la ley. Así se ha presentado esta mañana el alcalde de Faura y aspirante a las primarias del PSPV, Toni Gaspar, con los dos paquetes que reúnen los 2.015 avales que ya ha recogido para su candidatura, con la que espera cambiar los designios del socialismo valenciano después de décadas caminando en el desierto.

Gaspar ha querido así acallar a quienes, desde el equipo de Ximo Puig, sugerían que el joven dirigente no llegaría a reunir las firmas del 10% de los 16.430 militantes del PSPV en la Comunitat Valenciana. Con estos 2.015 avales, el alcalde de Faura roza el 15% de apoyos aunque durante este fin de semana seguirá recogiendo adhesiones, ya que el plazo para registrarlos en la sede socialista de Blanquerías finaliza el próximo lunes.

En este sentido, el también diputado provincial ha sugerido “que acaben los esfuerzos inútiles” de aquellos que tengan “tentación de forzar demasiado a algunas personas”. El equipo de Gaspar ha lamentado en los últimos días que el “aparato” de Puig no haya querido dejar a un lado su ventaja orgánica para conseguir el mayor número de avales y asfixiar así a su oponente.

Por el contrario, Gaspar ha explicado que ha tenido que buscar esos avales “uno a uno”, lo que ha supuesto un gran esfuerzo personal, propio y de su equipo. Pero se ha mostrado muy satisfecho, porque si eso significa que se le ponga el sobrenombre de “candidato de las bases”, admitió que le “viene perfecto”.

Toni Gaspar escogió la cifra de 2.015 avales por su simbolismo, ya que el fin último de este proceso de primarias es elegir al mejor candidato para desbancar al PP en la Generalitat en las elecciones del año próximo. “El 2015 es el objetivo; no ganar entre nosotros, sino  poner punto y final al régimen del PP”, ha zanjado.

Una vez los aspirantes presenten el lunes todas las firmas recogidas, la Comisión de Garantías comprobará los avales y proclamará a los candidatos. Se abrirá entonces un proceso mucho más duro: el de animar a las personas que no son militantes del PSPV a participar en las votaciones del 9 de marzo.