PSPV pide que el Ayuntamiento abra una convocatoria especial de ayudas escolares

Calabuig pide que el nuevo marco financiero de la UE atienda las necesidades de las regiones del surCalabuig pide que el nuevo marco financiero de la UE atienda las necesidades de las regiones del sur

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, ha instado al Consistorio a abrir una convocatoria especial de ayudas al transporte, libros, comedores y actividades extraescolares.

Calabuig ha señalado que hace esta propuesta “ante la pasividad y falta de sensibilidad de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y del Partido Popular”, ya que, a su parecer, es “necesario tomar la iniciativa también en el ámbito educativo para ayudar a las familias trabajadoras”.

Calabuig –que se ha manifestado en estos términos durante la rueda de prensa convocada junto con los concejales Félix Estrela y Félix Estrela  para presentar sus medidas de apoyo a las familias– ha advertido que la situación de crisis está teniendo “un impacto muy grave que convierte el inicio de curso mayor apoyo a las familias”.

En este sentido, ha recordado el llamamiento de Unicef España para “ayudar a las familias ante la escolarización de los menores para garantizar el derecho a la igualdad en el acceso a la educación y garantizar la estabilidad económica de las familias”. A este respecto, ha recordado que el “30 por ciento de las familias de la Comunitat viven en riesgo de exclusión, mientras que 35.000 familias de la ciudad de Valencia no perciben ningún ingreso”.

Los socialistas plantean con esta moción establecer una convocatoria de becas municipales que ayuden a las familias valencianas a acceder a la educación en igualdad de condiciones, mediante la aprobación de un presupuesto extraordinario para este mismo curso, dirigidas a la compra de libros de texto y material escolar, explica la formación en un comunicado.

También, piden ampliar el presupuesto de becas de comedor para sufragar el 100% del gasto a aquellas familias que lo necesiten y ampliar el número de becados, en función de la renta y la gratuidad del transporte público municipal hasta los 12 años.

Además, proponen “asumir la responsabilidad municipal, como garantes de la prestación del servicio educativo, con la mejora de la red de centros públicos”. Para ello, vuelven a exigir que se realice “una inspección de todos los centros docentes de la ciudad que tengan más de 20 años de antigüedad y poner en marcha el Plan de Rehabilitación de Centros educativos”, así como “instar a la Generalitat a que reanude la construcción de centros públicos en la ciudad que están pendientes”.

CONSEJO ESCOLAR

Finalmente, la moción reclama la convocatoria del “Consejo Escolar de la Ciudad, con la presencia de los grupos de la oposición, para realizar un debate monográfico sobre el Estado de la Educación en la ciudad”.

Ha explicado que esta medida es “totalmente viable” porque ha explicado que el Ayuntamiento “dispone de 1,3 millones de euros porque ha dejado de costearle a la Generalitat las becas de comedor que eran competencia autonómica”. Por ello, ha asegurado que el gobierno municipal “solo necesitaría un incremento presupuestario de 2,4 millones hasta llegar a los 3,7 millones que, en su opinión, son necesarios para poner en marcha en esta medida”.

2.790 ALUMNOS EN BARRACONES

Calabuig ha reclamado igualmente el compromiso del Ayuntamiento con la educación porque ha denunciado que en Valencia “todavía hay 12 centros con barracones”, lo que supone un total de “93 aulas en las que estudian 2.790 alumnos y alumnas de infantil, primaria y secundaria”.

Ha reivindicado que con esta propuesta los socialistas apuestan por que la ciudad de Valencia “tenga una educación accesible, de calidad, que sea un factor de progreso y corrección de las desigualdades para que el inicio de curso no suponga un quebranto gravísimo para las familias trabajadoras”.

Así se ha comprometido a que en el curso 2015-16 los socialistas “si la ciudadanía nos da su confianza estableceremos un sistema de apoyo para ayudar a las familias trabajadoras para garantizar el acceso a la educación y evitar que suponga un factor de desestabilización económica”.