Un paraíso de tumbonas en la Marina

Un club de playa para turistas, nacionales y extranjeros, y valencianos. Un espacio convertido en un paraíso de tumbonas, música y sol es lo que tiene pensado la Marina Real Juan Carlos I para su conexión con el Paseo Marítimo que ha salido este lunes a licitación.

Este oasis de descanso pretende ser un “tránsito hacia el recinto y cubrir el vacío de este tipo de recintos en la ciudad”. Así han informado desde  la Marina este lunes en un comunicado. Pretenden reproducir un estilo de “establecimiento de gran éxito implantado en diversas zonas turísticas”, tanto nacionales como internacionales, que combina un servicio de restauración ininterrumpida con zona de tumbonas, zonas ajardinadas y mobiliario de exterior para tomar el sol y escuchar música.

Con la licitación de esta instalación, la Marina considera que se da “un gran paso en la apertura de este espacio a la ciudad”. La brecha con la playa ya comenzó a reducirse en verano del pasado año con el derribo de parte de la valla existente y concluirá próximamente con la desaparición de la que resta, entre el comienzo del Paseo Marítimo y el edificio Docks.

A lo largo del año se han mejorado las conexiones de la Marina con el resto de la ciudad, mediante el refuerzo de los medios de transporte y la identificación de los mismos con el recinto, según la organización.