Climent negocia una hoja de ruta para zanjar la polémica de los horarios comerciales

El conseller de Economía, Rafael Climent y los horarios comercialesEl conseller de Economía, Rafael Climent

Los horarios comerciales siguen creando polémica entre el sector y desde la Conselleria de Economía se afanan en buscar una solución que pase por el consenso y acalle las voces más críticas. De hecho, el conseller de Economía, Rafa Climent, está trabajando junto con el director general de Comercio y Consumo, Natxo Costa, en la consecución de un acuerdo global y estable que fije de manera permanente los horarios comerciales.

La hoja de ruta en que trabaja la Conselleria de Economía, que tiene como actores principales a los comerciantes (grandes, medianos y pequeños), a los ayuntamientos y a los trabajadores, se marca como objetivo, según Climent, “otorgar a los horarios comerciales una solución consensuada, global y lo más permanente posible en el tiempo”. horarios comerciales

La iniciativa está centrada en dos puntos principales: la normativa estatal que hace referencia a las Zonas de Gran Afluencia Turística (ZGAT) y también a las áreas que no lo son.  No obstante, la ley obliga conceder a Alicante y a Valencia este tipo de zonas y la Generalitat, una vez que la Abogacía resuelva la consulta sobre la audiencia a las partes, reafirmará el pacto original, que quedará intacto. En este sentido, el conseller Climent entiende que las grandes superficies, tal y como han hecho estas últimas semanas, continuarán respetando el acuerdo que reduce a dos las ZGAT y a un número determinado de festivos en el resto de áreas de Valencia.  En cuanto a Alicante, Climent y Costa trabajan, ahora mismo, para llegar igualmente a un acuerdo para fijar la ZGAT que más y mejor satisfaga los intereses de todas las partes implicadas (comercio, trabajadores, etc). horarios comerciales, horarios comerciales, horarios comerciales

Por otra parte, para las áreas que no son Zona de Gran Afluencia Turística, el conseller de Economía está defendiendo ante todos los implicados un modelo global y estacional. Según Climent, “la estacionalidad parece una solución idónea para todos, porque aquí se trata de ofrecer a los comerciantes que puedan abrir y vender en los momentos en que los usuarios más lo necesitan, y está claro que hay unos días o semanas al año donde más se compra y se vende”.  De este modo,  Climent espera llegar a un acuerdo global respecto a los horarios comerciales lo antes posible y asegura contar con el compromiso del diálogo y el consenso de todos los agentes participantes.