Denuncian el colapso del centro de inserción de Picassent

La Oficina en Valencia la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) ha denunciado este jueves que “la falta de personal y mala gestión” de la Dirección sitúan al Centro de Inserción Social (CIS) Torre Espioca de Picassent (Valencia) “al borde del colapso”.

Acaip ha explicado en un comunicado que este CIS alberga a los internos que están clasificados en tercer grado de tratamiento y están próximos a su salida en libertad. Asimismo, ha indicado gestiona aquellos internos a los que se les aplica la medida de localización permanente –mediante pulseras electrónicas– evitando con ello su permanencia en prisión. También dependen de él aquellos condenados a penas y medidas alternativas a la prisión.

Según el sindicato, el área de oficinas de este centro únicamente dispone de nueve trabajadores para gestionar las diversas áreas del mismo –gestión de personal, gestión de expedientes de internos, gestión administrativa y tratamiento– algo que considera “totalmente insuficiente para asegurar el buen funcionamiento del mismo, y lo coloca al borde del colapso en su funcionamiento”.

Al respecto, ha asegurado que “sólo con un gran esfuerzo personal de los trabajadores el centro continúa funcionando en su día a día, aunque no se sabe cuánto tiempo más podrán seguir aguantando esta situación”. En este sentido, ha alertado de que se están empezando a producir “casos de ansiedad y estrés entre los funcionarios”. Las perspectivas de cara al verano, según Acaip, “son terribles”, ya que “habrá que sumar las ausencias motivadas por el disfrute de las vacaciones”.

Del mismo modo, el sindicato ha manifestado que “la mala gestión del director del CIS contribuye a agudizar, si cabe, aún más este problema”. “Pese a que ya lleva unos meses en el cargo, desconoce total y absolutamente el funcionamiento del mismo, se encierra en su despacho y no recibe ni a los trabajadores ni a sus representantes”, ha criticado.

También ha denunciado que “la toma de decisiones se hace sin conocimiento de la situación, mueve a trabajadores de un departamento a otro sin sentido sin ningún criterio lógico”. En este sentido, ha puntualizado que dos funcionarios tienen que encargarse de más de 900 expedientes personales de internos, cuando las cifras que la propia administración penitenciaria maneja son de unos 150 expedientes por funcionario.

“Esta abrumadora carga de trabajo puede conllevar responsabilidades no sólo de índole administrativa, sino también penal para los funcionarios en el caso de que haya algún error u omisión por su parte, algo que no es difícil que ocurra, ya que es imposible llevar al día todos y cada uno de los expedientes”, ha subrayado la agrupación.

Acaip presentó una queja a la Dirección del CIS el pasado 18 de marzo, pero, hasta la fecha, no ha recibido respuesta, algo que ha asegurado que es “bastante habitual desde que llegó este nuevo director hace unos meses”.

“Desconocemos si hay algún tipo de intención oculta por parte de la Dirección del CIS Valencia, si lo que se pretende es que el centro se colapse del todo para justificar su cierre o simplemente es que no le preocupa lo más mínimo lo que ocurra en él, pues para él es un centro de paso, un escalón más en su trayectoria penitenciaria”, ha dicho Acaip, quien ha resaltado que a los trabajadores y a sus representantes “sí nos preocupa”.