Fallece la Duquesa de Alba … y Llíria

La Duquesa de Alba ha fallecido este jueves, 20 de noviembre, en el Palacio sevillano de Dueñas este a los 88 años de edad a causa de una neumonía.

Cayetana Fizt-James Stuart y Silva ha sido la aristócrata con más títulos del mundo. Era cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de catorce veces grande de España. Entre los cinco ducados – además del de Alba-, ostentaba el de de Llíria y Jérica. Además, fue nombrada alcaldesa honorífica de Llíria en 1964 y en la localidad valenciana se encuentra una de sus posesiones, el Palacio de los Duques de Llíria (conocido como Ca La Vila), aunque lo cedió al consistorio.

No obstante, los historiadores recientes consideran que el Palacio de los Duques de Llíria no ha pertenecido nunca a la Casa de Alba por la oposición frontal de la localidad valenciana. Pero lo que es innegable es que esta familia de la aristocracia tenía cariño a la ciudad edetana ya que bautizó como Palacio de Liria su otra posesión de Madrid.

La duquesa de Alba ha tenido relación con la Comunidad Valenciana. De hecho en 1964 viajó hasta Valencia donde fue Fallera Mayor de la Falla del Mercat –comisión famosa y condecorada de esa época- y, posteriormente, se trasladó hasta Llíria para ser reconocida como alcaldesa honorífica y visitar también la sede de la Unión Musical.

Ya más recientemente, en 2011 viajó a Alicante para recibir la insignia de oro y brillantes de los “Amigos de Nimes”, una organización taurina y la recogió de manos de la alcaldesa, Sonia Castedo.

Un año después, en 2012, se desplazó hasta la población alicantina de Elda, donde recogió el Premio a la “Mejor Calzada de España”, un galardón concedido por el Ayuntamiento y el Museo del Calzado.

Posiblemente, una de las últimas visitas a la Comunidad Valenciana se produjo el pasado mes de octubre de 2013 en la boda de María Colonques –heredera del imperio de Porcelanosa-, que tuvo lugar en la localidad castellonense de Villarreal.

HISTORIA DEL DUCADO DE LLIRIA

La localidad de Llíria era una villa real, con un gobierno propio que se reunía en el palacio renacentista llamado la Casa de la Vila. Pero, tras la batalla de Almansa, el rey Felipe V pagó al duque de Berwick con el nuevo ducado de Llíria y de Jérica. En ese momento el pueblo al pueblo no le gustó ya que el duque era Jacobo Fitz-James Stuart, hijo bastardo del rey Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia. Cuando llegó a tomar posesión se alojó en la Casa de la Vila, de ahí que se llamara finalmente Palacio de los Duques de Llíria. De hecho, en la iglesia del pueblo está enterrado el primer duque –Berwick-. El tercer duque fue Jacobo Felipe Fitz-James Stuart y Silva, quien se casó con María Teresa de Silva y Haro, duquesa de Alba. A partir de este momento, el título de Duque de Liria, pasa a manos de la Casa de Alba, y, hasta el momento estaba en posesión de Cayetana Fitz-James Stuart.

De entre las numerosas posesiones de la Casa de Alba se encuentra el Palacio de los Duques de Liria o Ca la Vila, ubicado en la Plaza Mayor edetana, es de finales del siglo XVI y está construido en estilo renacentista. Fue sede del ayuntamiento al menos desde 1847 y hasta hace poco tiempo. Destaca su portada renacentista y está declarado Bien de Interés Cultural (BIC).