AE-Agró exige una nueva política de prevención de incendios

Uno de los incendios forestales de este veranoEl incendio forestal de la Sierra de Espadà de este verano

La Comisión Forestal de Acción Ecologista-Agró ha exigido “un cambio drástico” en las políticas de prevención de incendios de la administración valenciana para evitar más incendios como el de Vall d’Ebo y el de la Sierra Calderona ya que, según ha indicado desde la década de los 70 del siglo pasado, la media de incendios forestales en la Comunitat es prácticamente la misma: 450 incendios anuales.

Así lo ha indicado la entidad en un comunicado, en el que ha asegurado que este dato revela que durante el último medio siglo “no se ha avanzado nada en la verdadera prevención, puesto que el número de incendios continúa siendo el mismo año tras año”. Asimismo, ha criticado que, según datos de la propia Generalitat, en un 90 por ciento de los casos la causa es humana y mayoritariamente se trata de imprudencias, especialmente negligencias agrícolas.

Del mismo modo, ha recordado que los dos incendios más graves de la semana pasada –el de Vall d’Ebo (La Marina Alta, Alicante) y el que ha afectado en el Parque Natural de la Sierra Calderona en el término municipal de Segorbe (Alt Palància, Castelló)– han tenido presuntamente la misma causa: una quema agrícola realizada con la Preemergencia Nivel 3 activada, que prohíbe precisamente este tipo de actividad por riesgo de incendio forestal.

No obstante, ha lamentado que este hecho “no se trata de ninguna novedad” ya que, a su entender, la mayoría de incendios que ha sufrido el territorio valenciano durante los últimos años han tenido su origen en negligencias o imprudencias generadas por personas que no pretendían ocasionar ningún desastre o por accidentes vinculados a trabajos forestales y líneas eléctricas.

Para AE-Agró, este dato demuestra que en la Comunitat “falla estrepitosamente” la verdadera prevención pues falla la formación, la información, la disuasión, las políticas de conciliación de usos, la vigilancia, el control de las zonas forestales en días de máximo riesgo.

“Equivocadamente la Generalitat enfoca la mayor parte de sus esfuerzos en otra dirección y se confunde la verdadera prevención con la eliminación de árboles y arbustos aunque se trata de los ecosistemas que queremos salvar del fuego y que son masacrados preventivamente, para evitar que no se queman, con actuaciones que degradan los bosques y que incrementan el riesgo erosivo”, ha aseverado.

A su juicio, una correcta política de prevención implica medidas que son más baratas y más económicas pues se trata “de invertir en puestos de trabajo más que de pagar grandes cantidades en maquinaria y obras forestales” así como en medidas “que no tienen ningún impacto ambiental, al contrario de la silvicultura destructiva”.

Así, ha propuesto medidas como la formación, la educación, la regulación, la disuasión, la información o la vigilancia que “además sirven para evitar otros impactos humanos en la natura como la contaminación, el vertido de residuos, la caza ilegal o los daños a la flora y la fauna.

Del mismo modo, ha detallado que el Plan de Desarrollo Rural de la Comunitat Valenciana para el periodo 2007-2013 “es un ejemplo de esta equivocada estrategia que impulsa el PP, con gravísimos impactos ambientales y con resultados fracasados que la administración esconde” pues, según ha puntualizado, este plan que ha servido para vehicular importantes fondos europeos FEADER (Fundes Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), tenía pocos objetivos concretos y medibles.

“A penas un par eran claros: disminuir el porcentaje de incendios originados por imprudencias agrícolas y reducir la extensión mediana quemadura anualmente”, ha apuntado. Los resultados son que no se han disminuido las imprudencias de origen agrícola y la extensión mediana anual calcinada por el fuego ha aumentado en casi en un 300 por ciento.

“Los responsables todavía no han explicado nada al respeto, la Consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio ambiente no sabe, no contesta y sobre todo no aporta la documentación que si le pide, incluso cuando se reclama por vía parlamentaria”, ha asegurado.

Por ello, la Comisión Forestal ha solicitado a la consellera que “haga autocrítica y que, de una vez por todas, aplique una verdadera política de prevención de incendios, basada a evitar las causas del fuego y no a potenciar la silvicultura destructiva en los bosques”.