Famosos subastan sus objetos para ayudar a una niña

Desde Loquillo a Alejandro Sanz, pasando por deportistas de élite como Cristiano Ronaldo o Héctor Barberá. Decenas de personajes famosos y también anóminos han cedido objetos personales para ayudar a Noelia Espadas, una joven valenciana de 16 años con una enfermedad de las consideradas raras.

El próximo domingo se subastarán todos estos objetos en el auditorio de Paiporta, pero se podrá pujar por cualquiera de ellos on-line a través del grupo de Facebook ‘Una sonrisa para Noelia’. También se podrá seguir en directo a través de la página web del Ayuntamiento de Paiporta, según explicó ayer Iván Espadas.

Entre los objetos por los que se podrá pujar hay camisetas y balnes del Real Madrid y del Valencia CF, firmadas por las plantillas al completo, discos dedicados de Miguel Bosé, Jarabe de Palo, Maldita Nerea, y hasta una moto entregada por un anónimo.

Todos los objetos tienen un precio de salida y lo que se recaude irá destinado a pagar el tratamiento que no costea la Seguridad Social y que le suministrarán en Navarra.

El padre de Noelia, Francisco Espadas, asegura que ni él ni su familia que “hemos solicitado nada de nadie”, pero que fue una vecina que al verlo “tan agobiado” le propuso solicitar la ayuda de sus vecinos. Así surgió hace un mes en Facebook, a la que se han sumado 10.000 personas.

Desde esta plataforma los actos solidarios se han sucedido, desde conciertos benéficos a mercadillos navideños, venta de productos artesamos hechos por voluntarios.

“La gente ha sido muy solidaria, cada uno aporta lo que puede, dinero, hacen pulseras”.

En este momento, Noelia se encuentra hospitalizada en la unidad de pediatría de La Fe recuperándose antes de poner iniciar el tratamiento en Navarra. “Los médicos del hospital se están volcando. Alguno no duerme, le dedica de su tiempo libre cinco o seis horas diarias a estudiar el caso de mi hija y eso no se lo pagan”, reconoce Francisco.

El padre de la joven lamenta, sin embargo, el “calvario” que tuvo que pasar su hija desde que sintó los primeros dolores hace dos años hasta que logró que la trataran con quimioterapia en la nueva Fe.

“Perdimos un tiempo vital, de meses con las visitas al ambulatorio y a otro hospital, lo que le provocó una metástasis pulmonar y la imposibilidad de operarla”.

Recuerda que “primero me dijeron que comprara un bote de valeriana que eran los nervios de empezar el curso, luego le mandaron antinflamatorios y analgésicos porque era de llevar la mochila con tanto peso”. “Hasta que con una sola radiografía y tras tres biopsias erróneas logramos que le hicieran esta prueba en la Fe”, donde la han tratado hasta este momento.

Ahora, su familia espera que el nuevo tratamiento en Navarra ayude a Noelia, de que la su padre asegura “estoy aprendiendo mucho, los médicos están asombrados de lo fuerte que es”.