PicFeel, la herramienta social que localiza emociones mediante el uso de fotos

PicFeelPicFeel, la herramienta social que localiza emociones mediante el uso de fotos

PicFeel, la herramienta social que localiza emociones mediante el uso de fotos. La empresa tecnológica de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón “Emotional Apps”, creada el profesor de Psicología Social Edgar Bresó y el profesor de Lenguajes y Sistemas Informáticos Francisco Ramos, ha desarrollado PicFeel, una pionera herramienta social para compartir y localizar emociones mediante el uso de las fotos. El usuario podrá crear su propio “mapa mundial de emociones”, asociando emociones a imágenes en cualquier zona del planeta y descubrir lugares en los que la gente está sintiendo determinadas emociones (felicidad, tristeza, terror).

PicFeel es “una herramienta de comunicación que permite saber cómo se sienten las personas en un lugar y momento determinado a través de imágenes, dando visibilidad a los momentos felices de las personas pero también a las desgracias ajenas, a los problemas de la sociedad y a los problemas del mundo en general” subrayó Edgar Bresó, profesor y creador de PicFeel. Según el profesor Bresó, gracias a esta herramienta social, el usuario “recibe la recompensa de saber que puede estar ayudando a otras personas; ayudando a conformar un mapa mundial de emociones en el que el resto de usuarios puede participar, bien sea para comunicar lo bien que se está en ese lugar, y por tanto, animar a los usuarios a interesarse por visitarlo; o bien para dar visibilidad a una situación negativa, por ejemplo, denunciando algún tipo de problema social”.

La aplicación ya está disponible para dispositivos móviles de forma gratuita en los principales mercados de aplicaciones. Francisco Ramos (creador de PicFeel junto con el profesor Bresó) explica que “La idea es que los usuarios puedan subir una foto y etiquetarla con las emociones que le genere, sorpresa, tristeza, envidia, asco, etc. sería como un Instagram de las emociones”.

Esta herramienta ofrece “importantes ventajas” frente a los test de inteligencia emocional en papel utilizados hasta la fecha. La UJI ha explicado que una de estas importantes ventajas puede ser “la facilidad para adaptarlo a las necesidades específicas de una empresa u organización, y las posibilidades que ofrece el hecho de realizarse sobre un soporte tecnológico que permite, por ejemplo, medir el tiempo de respuesta a cada una de los problemas”.