Recuperación de Patrimonio (VI). Más sobre la Dama de Elche

La Dama de Elche, la Reina Mora o La Señora, ha sido noticia siempre y, desde su descubrimiento en1897, ha hecho correr ríos de tinta.

Con ella llegó, también, el escándalo, como no podía ser menos dado su buen porte. Escandalosa fue desde la propia adquisición, casi de tapadillo y aprovechando la racanería y despreocupación de un gobierno español mhttp://valencianews.es/wp-admin/edit.phpuy poco pendiente de los propios intereses.

Mayor escándalo fue compararla con Isabel la Católica, torpeza sin precedentes a la que ni se le debió prestar ni un minuto de atención como vamos a hacer nosotros ahora.

Pero el mayor escándalo se produjo hace unos pocos años cuando el Sr. J. Moffitt publicó una obra, de cierto éxito por cierto, intentando demostrar que la Dama de Elche era falsa. Poco costó a los sabios arqueólogos españoles desmontar esta torpe tontería.

Ahora, la Dama ha vuelto a Elche, de donde no debió salir nunca y de donde, todo el Pueblo Valenciano, como el de Fuente Ovejuna, debe impedir que vuelva a salir. Debe ser este un viaje de vuelta sin retorno, ¿por qué?

Hace algunas semanas dimos los argumentos para apoyar nuestra propuesta, suficientes bajo nuestro criterio, aunque no lo han sido para otras muchas personas que nos han criticado por ello. Veamos los suyos:

– La compró el gobierno español y, en consecuencia, es de todos los españoles y debe estar en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

– Contrarréplica: la nación española somos todos, Elche también es España y el Museo Arqueológico Nacional puede establecer una subsede en la Villa Ilicitana, gentilicio de Ilici, nombre de la gran urbe ibera en cuyo templo señoreó la Dama en el siglo V a. de Cristo, para lo que se concibió y labró.

– Si todas las obras del Museo Arqueológico Nacional fueran reclamadas se quedaría desmantelado y sin contenido, inútil por lo tanto.

– Contrarréplica: el Museo Arqueológico Nacional tiene tal cantidad de obras que lo que nos dice es imposible y la mayor parte de ellas en los almacenes por falta de espacio expositivo. Ha terminado, además, la etapa de estos grandes contenedores, tan inmensos y variopintos que abruman por su contenido inabarcable.

– Como el de Salamanca es una aberración desmantelar conjuntos documentales dispersándolos.

– Contrarréplica: en Madrid no hay un conjunto unitario temático, sino mucho de todo, la mayor parte en los almacenes, insistimos. Si fuera un museo nacional monográfico dedicado al Arte Ibérico, ya opinaríamos de manera diferente, aún pensando que este museo también pudiera estar en capitales españolas cuyo territorio ha proporcionado los grandes conjuntos ibéricos, caso de Albacete, Alicante, Jaén o Murcia.

– Madrid está mejor comunicado y va más gente, puede ser más visitada.

– Contrarréplica: Elche también está muy bien comunicada, la Autovía Mare-Nostrumcomunica con Europa rápidamente y con todo el litoral mediterráneo, donde se concentra la mayor parte de la población española y extranjera durante los meses estivales.

En consecuencia, la Dama de Elche que, junto al Quijote y Altamira, son los principales referentes hispanos en la escultura, la literatura o la pintura, debe quedarse en Elche para siempre y, junto al resto de la estatuaria y arquitectura del Periodo Orientalizante del Arte Ibérico, descubierto hasta el momento tanto en La Alcudia, solar de la antigua Helike-Ilici, como en el parque de la actual población, la antigua Elig medieval, constituir un museo monográfico en el mismo lugar donde se concibió, labró y usó, lejos del ambiente tan hostil que representa Madrid y su medio.