Cinco alcaldes socialistas de L’Horta se rebelan contra Ribó por la EMT

Grau denuncia la subida de los precios de los cursos de idiomas y la Universidad PopularGrau denuncia que el Gobierno municipal subida los precios de los cursos de idiomas y la Universidad Popular

El alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, ha asegurado este miércoles, en nombre también de los alcaldes de Paterna, Alboraya, Moncada y Vinalesa, sentirse “engañado” y “decepcionado” ante la propuesta presentada por la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia para que las líneas de autobuses lleguen a sus poblaciones.

Los alcaldes han señalado, tras el encuentro, que “ha quedado claro que no quieren solucionar el problema y vamos a tener que pedirle al gobierno autonómico que arregle lo que Ribó y Rita, que son lo mismo, no han querido solucionar”.

En el caso de Mislata, ha indicado el alcalde, la propuesta es una ampliación de la línea 29, que conectaría Mislata con las universidades, pero sin entrar al centro de Valencia, como sí hacía el antiguo 7, con un coste de 213.769 euros al año. La segunda opción es una línea interna, la 74, que circularía por el casco urbano de Mislata para llevar a los vecinos a un transbordo en el complejo administrativo 9 d’Octubre de Valencia, a un precio de 281.115 euros al año.

“Estas propuestas, además de no satisfacer las necesidades de los vecinos de Mislata, superan en su importe a las exigidas en su día por el Partido Popular de Rita Barberá”, ha señalado el consistorio. Para Bielsa la reunión en la EMT ha sido un “paripé vergonzoso, urdido por el señor Ribó para no cambiar nada en materia de movilidad”.

Así, ha criticado a su homólogo de Valencia, el alcalde Joan Ribó, por “haber engañado a los 200.000 vecinos del área metropolitana que representamos estos cinco alcaldes cuando nos dijo que él nos devolvería los autobuses porque era una cuestión de voluntad política”.

Ha recordado que a principios del mes de julio él mismo se reunió con Joan Ribó para iniciar las relaciones institucionales entre ambas ciudades y abordar cuestiones como el transporte público de autobús “desde una verdadera concepción metropolitana”, según aseguraron aquel día los dos protagonistas.

Desde aquella reunión, ha incidido, los vecinos de Mislata han estado esperando una solución, o al menos una propuesta, que les devolviera unas líneas de autobús “que durante más de cien años les habían unido a la capital y cuyo Ayuntamiento, gobernado entonces por Rita Barberá, decidió quitarles en 2012”.