La afición granota grita contra Tebas

Cuando corría el minuto 15 de la segunda parte. La grada de animación del Ciutat comenzó a cantar: “este horario no es para niños”. El respetable de Orriols le reclamaba al presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, que los partidos del Levante se celebren a una hora más prudente. Parte del público levantinista entiende que un miércoles a las diez de la noche no es el mejor horario para que se juegue un Levante – Barcelona.

A pesar de este hecho, la afición del Levante no dejó colgado a su equipo. 18.852 espectadores se acercaron a Orriols para apoyar al equipo. Además, los goles del Barça no callaron a los hinchas granotas que siguieron animando durante los 90 minutos.