El 100% de la plantilla de Coca-Cola se adhiere al plan de ajuste

Coca-Cola Iberian Partners ha recibido más de 1.700 peticiones durante el periodo abierto de adscripción voluntaria a las medidas de baja indemnizada, prejubilación y recolocación, por lo que el embotellador único ha cumplido prácticamente los objetivos de reestructuración que se había marcado en los diversos centros de la empresa, han informado a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.

En concreto, la adhesión al plan de ajuste en la producción de fábricas se ha situado finalmente en el 100% en las plantas de Asturias, Alicante y Palma de Mallorca, mientras que en la zona centro se ha llegado al 70%, y en concreto. En el centro de Fuenlabrada el grado de consecución de los objetivos de reestructuración ha sido de un 60%, según detalló la compañía en un comunicado.

El embotellador único se encuentra ahora en fase de implementación de las medidas, valorando especialmente la adjudicación de puestos en la recolocación para adecuarlo a la estructura organizativa prevista, antes de continuar con la aplicación de las medidas adicionales exigidas para el cumplimiento del plan de reestructuración.

El Expediente de Regulación de Empleo presentado por el embotellador único de Coca-Cola, que contempla el cierre de las plantas de Fuenlabrada, Asturias, Palma de Mallorca y Alicante, y afectaba a 1.190 trabajadores, por lo que la compañía deberá decidir cómo formaliza las salidas, ya que pese a que se han registrado un número superior de adscripciones voluntarias, la compañía es contraria a que haya un mayor número de bajas que las fijadas en el ERE.

 

PLAZO DE ADSCRIPCIÓN VOLUNTARIA

Coca-Cola Iberian Partners, tras no alcanzar un acuerdo con los representantes sindicales en la mesa de negociación, comunicó el pasado 28 de febrero que abría un periodo de adscripción voluntaria de 15 días para que los trabajadores se adhirieran a su plan de ajuste, cuyo plazo acabó el pasado viernes.

De esta forma, los trabajadores pertenecientes a cualquiera de los centros de trabajo y áreas afectados se podían acoger a una prejubilación a partir de 56 años, optar a una recolocación con una ayuda por traslado de 15.000 euros más 500 euros al mes para vivienda durante dos años, o solicitar una baja voluntaria incentivada con 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades más 10.000 euros adicionales.