Pohüer: “reinventarse o morir”

La empresa Pohüer abrió sus puertas en 1980  en el municipio de Ibi y desde sus inicios la adaptación a los cambios ha sido su mejor salvavidas para capear los vaivenes de los mercados. Desde sus orígenes se han dedicado a la fabricación del plástico abasteciendo primeramente a sectores como el de la construcción y el menaje, con ligeros coqueteos con el juguetero, para finalmente centrarse en el de la automoción y el envasado.

La firma es una empresa familiar de inyección de termoplásticos y como su director general, Antonio Ruiz,  indica “Ibi es una plaza que se adapta a los cambios, desde sus orígenes las empresas del municipio hemos aprendido a reinventarnos y a encontrar otros caminos cuando los que teníamos dejaban de dar beneficios” y asegura que aquéllas que no supieron reaccionar, acabaron muriendo.

Cuando el sector de la construcción comenzó a flaquear por la crisis económica y los productos chinos empezaron a competir en suelo español, Pohüer decidió reinventarse, “nosotros supimos como hacerlo”. Antonio Ruiz explica cómo: “buscamos un producto que no tuviera una fuerte competencia en el precio y que no compitiera con el mercado asiático, que el coste de la materia prima no fuera muy elevado y que fuera un producto que aportara un valor añadido y se diferenciara de los que se vendían”.

pohuerPara llevar a cabo este cambio en el plan de empresa de Pohüer, el director general admite que fue de vital importancia la reforma que realizaron en sus instalaciones, “invertimos cerca de 300.000 euros, compramos maquinaria, reestructuramos totalmente la fábrica y preparamos la empresa para el cambio”.

Quizá el llevarlo en su ADN empresarial ha ayudado a esta empresa a capear los malos tiempos que azotaban su actividad y así, durante el 2013 la facturación de la firma creció un 10%, porcentaje que esperan incrementar al 15% durante el presente ejercicio. La plantilla está formada por una treintena de personas que suele aumentar puntalmente según campañas de producción.

 

Sirven a interproveedores de primeras marcas

En la actualidad trabajan indirectamente para empresas como Audi, Opel, BMW, Mercadona, Lidl o Carrefour. Para los primeros fabrica entre otros elementos, los logos de sus automóviles o por ejemplo suministra uno de los componentes para el BMW Serie 5. Y para el segundo grupo, se encarga del envasado de diversos productos de los interproveedores de dichas cadenas de supermercados.

Innovación, pilar de Pohüer

El director general de la empresa ha destacado que la innovación es una parte fundamental de pensamiento empresarial de la firma y en la actualidad están trabajando con tres proyectos CDTI del ministerio de Economía y Competitividad y en el 7º programa marco InnoREX de la Comisión Europea en el que colaboran con 11 partners de distintos países europeos. El objetivo de estos proyectos es el de desarrollar envases que mejoren la calidad de la conservación de los alimentos envasados y para ello están empleando materiales alternativos más económicos a los convencionales.

El objetivo empresarial para 2014 es sacarle partido a los resultados de los proyectos de innovación y generar una línea propia de envasados ya que en la actualidad fabrican productos exclusivos para sus clientes que no se pueden vender a ninguna empresa más. De esta forma, con la nueva línea esperan saltar la frontera nacional y empezar a exportar sus propios productos a mercados europeos como Francia, Italia o Alemania.