Uber y los taxistas se baten en duelo en Valencia

La aplicación de teléfono móvil que aspira a revolucionar el transporte urbano a través de la posibilidad de vehículos compartidos, Uber, ha llegado este mes de octubre a Valencia con la sombra de la polémica y el enfado total del sector de los taxistas.

En otras ciudades españolas como Barcelona y Madrid, la aplicación Uber, llegó hace pocos meses y, durante este tiempo, los taxistas han solicitado al gobierno que frenen a esta compañía porque la consideran como ‘competencia desleal’.

De otro lado, la empresa tecnológica asegura en su favor que la legislación actual permite compartir costes de un viaje o trayecto en automóvil sin necesidad de tener una licencia. Esto es, que cualquiera puede compartir coche.

El responsable en España de Uber – fundada en 2009 en San Francisco– Carlos Lloret, defiende la contribución de Uber, que se queda un 20 por ciento del dinero que el pasajero paga al conductor por el trayecto, para hacer más habitables las ciudades. No se trata, argumenta, de una actividad comercial sino de compartir costes y, esto, es compatible con cualquier otra forma de transporte.

Mientras, los taxistas, explica que Uber se debe combatir. El portavoz de la Asociación Gremial del Taxi, Ramón Moreno, va más allá en sus reivindicaciones y deja entrever que la intención es acudir a la justicia para dirima esta complicado asunto.

En este contexto, Uber no ha hecho mucho ruido en su desembarco en Valencia, aunque sí lo comunicó a la Generalitat Valenciana. En este sentido, la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, reconoció que la iniciativa está bien, pero remarcó que es necesario regular un marco en el que sin dañar la libre competencia se respete la normativa básica respecto a la seguridad y licencias.