OCU inicia una acción judicial colectiva contra Volkswagen

OCU inicia una acción judicial colectiva contra VolkswagenOCU inicia una acción judicial colectiva contra Volkswagen

La Organización de Consumidores y Usuarios iniciará un procedimiento judicial contra el fabricante para reclamar los daños y perjuicios causados por el fraude de las emisiones de Volkswagen

La Organización de Consumidores y Usuarios acaba de dar los primeros pasos para iniciar la acción colectiva contra el Grupo Volkswagen-Audi España S.A. con el fin de reclamar compensaciones económicas para los afectados por el fraude de las emisiones, destapado el pasado mes de septiembre. Estas compensaciones podrían alcanzar los 1.000 euros por vehículo.

OCU pone a disposición de los afectados, hasta el 11 de abril, el número gratuito  900 907 037 así como su plataforma de campañas Movilízate donde poder informarse sobre la acción y los pasos a seguir para adherirse a la misma. Del mismo modo, OCU ha puesto  a disposición de los afectados un formulario que pueden rellenar si prefieren que sea la Organización  la que se ponga en contacto con ellos: http://www.ocu.org/movilizate/mentira-vw

El procedimiento iniciado por OCU se trata de una acción colectiva  contra Volkswagen en el marco de la legitimación de las asociaciones de consumidores y usuarios para defender en juicio los derechos e intereses de los afectados.

OCU recuerda que  han sido numerosos los intentos de encontrar vías de cooperación y resarcimiento de los derechos de los consumidores afectados  con el Grupo Volkswagen-Audi. Sin embargo, ni a través de las reuniones canalizadas a través de la Oficina Europea de Consumidores (BEUC) ni tras la única reunión a la que accedió el Grupo Volkswagen hace ya un mes, se ha obtenido una respuesta positiva, ni tan siquiera  una voluntad real por parte del fabricante de vehículos de resarcir a los afectados por los daños y perjuicios causados por su actuación culposa.

Este procedimiento judicial colectivo es el primero que se inicia en Europa contra el fabricante alemán y se pone en marcha seis meses después de que estallara el escándalo, sin que la inmensa mayoría de perjudicados por el mismo haya visto reparados sus coches ni haya recibido compensación alguna por los daños y perjuicios causados, a diferencia de lo que ha ocurrido en Estados Unidos, donde la firma alemana de forma voluntaria ha puesto en marcha un plan de compensación para los clientes norteamericanos que ha negado a sus clientes en Europa.

Para OCU la actitud del Grupo Volkswagen-Audi negando cualquier tipo de resarcimiento y dilatando de manera injustificada los plazos para las reparaciones supone una clara deslealtad culposa para los consumidores quienes, además de la daños y perjuicios causado por la manipulación de sus vehículos, sufren la falta de seguridad sobre si una vez reparado el vehículo éste se verá afectado en sus prestaciones o en su consumo.