El pirateo de los coches, un grave problema

El pirateo de los coches, un grave problemaEl pirateo de los coches, un grave problemaEl pirateo de los coches, un grave problema

Hace poco tiempo varios medios de comunicación informaban del pirateo sufrido por un Jeep Cherokee a manos de unos hackers profesionales. Son Charlie Miller y Chris Valasek unos piratas que según cuentan cómodamente desde el sofá de casa, han sido capaces de volver, literalmente,  loco al conductor de un Jeep Cherokee que circulaba tranquilamente por una autopista.

Entraron en el Jeep Cherokee a través del sistema Uconnect  del vehículo y se entre otras cosas conectaron y desconectaron el velocímetro, pusieron la radio a todo volumen, mostraron fotos en la pantalla multifunción de la consola central, activar los difusores de líquido limpiaparabrisas, parar el motor  y otras cosas que grabaron en este vídeo que aparece en wired, que han hecho público y recoge más de un millón de visitas.

Esto demuestra una vez más que la electrónica tiene sus riesgos. Que las marcas de automóviles son después de los programas de ordenador, las películas, la música, ebooks, aplicaciones, smartphones un nuevo campo para los piratas y el pirateo. En está ocasión la “víctima” ha sido un Jeep Cherokee y ha propiciado que además de esta marca se tomen medidas en Dodge, Chrysler, Ram.

Los coches son cada vez más dependientes y van más equipados electrónicamente. En el futuro, como ya están probando con mucho éxito las marcas de automóviles y nuevos actores como Google y Apple, los coches serán autónomos. Las marcas deberán hacer grandes esfuerzos para evitar el pirateo de estos coches en el futuro. De lo contrario conducir será caótico si nuestros coches son vulnerables al pirateo. Este pirateo podría traer consecuencias apocalípticas.

Las leyes antipirateo y gubernamentales no se han mostrado muy eficientes por lo que habrá que hacer algo más.

No creemos que queramos que los coches que tanta electrónica albergan y tendrán más en el futuro queden en desuso en pos de los coches de hace 25 o 30 años dónde la electrónica se limitaba a la radio y poco más.

Se anuncian cada vez coches más conectados, más seguros, autónomos, más fáciles y cómodos de conducir. Esperamos que el pirateo no acabe con las estas expectativas y las de cero accidentes, cero lesionados y una conducción cada vez más segura y eficiente.