Uber sigue ganándose enemigos: Francia prohíbe UberPOP

Francia da un ultimátum a Uber y prohibe sus servicio UberPOP. Además debido a las protestas del sector del Taxi, tendrá que parar sus operaciones en el país galo antes del 1 de enero de 2015 y esperar a una nueva regulación.

Uber sigue sumando enemigos en Europa, y cada vez le quedan menos alternativas. Si hace unos días era la filial española la que echaba el cierre como medida cautelar vía judicial, ahora, el Gobierno Francés ha anunciado que prohibirá las actividades de Uber en el país galo a partir del día 1 de enero de 2015, un prohibición motivada por las fuertes protestas del sector del taxi que ha encontrado en Uber su mayor enemigo.

De momento, la idea no es prohibir definitivamente las operaciones de Uber en Francia, puesto que la la intención del gobierno es hacerlo hasta que haya una regulación pertinente que pueda garantizar los derechos de los usuarios y consumidores y no choche frontalmente contra el sector del taxi por la falta de transparencia al carecer de licencia. En este sentido, el gobierno francés aprobó una nueva normativa, que entra en vigor en 2015, en la que se pretende regular de forma más constrictiva el sector del taxi y coches con chofer, pero que desde luego no tiene para nada en cuenta a UberPop.

Con Francia, ya son 5 países de la UE los que echan el guante a UberEsta prohibición se suma además a la multa de 100.000 euros impuesta a la filial francesa de Uber en octubre por prácticas comerciales fraudulentas, junto con un fallo judicial en contra de la compañía en la que se ponía de relieve la que UberPop no era, de cara a la regulación francesa, un servicio de transporte, si no más bien un sistema de coches compartidos, y que por tanto, necesitaba una regulación diferente.

Podría decirse que a Uber le crecen los enanos, pues ya son varios países de la UE los que han aplicado la parada cautelar de las actividades, aunque como suele ser habitual con la compañía, en países como España siguen operando de forma habitual a pesar de la prohibición. Sigo sin entender cómo una compañía con tantos problemas legales, dentro y fuera de sus fronteras y con una cuota de usuarios bastante limitada, puede estar valorada en 40.000 millones de dólares. Algo estarán haciendo bien, a pesar de todo. Vía Hipertextual