El tripartito se va desenmascarando

Y de qué manera, dígame usted… Si el programa es lo importante, si la izquierda de manera machacona repite que sólo programa, programa y programa (aunque ZP escondió urgentemente el suyo cuando gané sus primeras elecciones generales de manera inesperada… por decir algo), si lo que diferencia a las ideologías correctas de las que no lo son es la profusión del programa hasta la extenuación, si los que reparten patentes de corso sobre democracia lo hacen apoyados en sus sacrosantos programas… El tripartito valenciano, conformado por socialistas, catalanistas y comunistas, empieza a desnudar sus verdaderos propósitos de cara a una futura ocupación de la Generalitat Valenciana. Se friegan las manos de cara a mayo de 2015, dentro de año y medio… y la mayoría de la sociedad valenciana se echa a temblar, al menos esa parte de la ciudadanía moderada y sensata.

Una de las tres patas de la Plata-Junta roja y cuatribarrada comienza a publicitar sus contenidos ideológicos y fundacionales. Y es de agradecer, oiga. En los Estatutos de Esquerra Unida del País Valencià, aprobados en su XI Assemblea General celebrada en L’Eliana el verano pasado, ni más ni menos pontifican esto mismo: “la posibilidad de establecer lazos federativos entre el País Valencià y Catalunya, les Illes Balears, Catalunya Nord y la franja de Aragón”. Y no se quedan cortos, además “planteamos la necesidad de un nuevo Estatuto que abandone el lastre franquista y oficialice el marco simbólico sin exclusiones: la oficialidad de la cuatribarrada (el Penó de la Conquesta), la Muixeranga como himno, la unidad de la lengua catalana y el uso oficial de la denominación País Valencià”. Se han quedado a gusto, convendrán conmigo… Resumiendo, que somos el País Valenciano, hablamos catalán, nuestra bandera es la cuatribarrada y nos podemos federar con los Países Catalanes, vaya pues…

Este striptease ideológico es de agradecer, por supuesto. El cariz fundamentalista y totalitario de la coalición que se nos presenta como alternativa de gobierno al menos lo tenemos negro sobre blanco, no sólo mediante sus declaraciones incendiarias y sus actuaciones provocadoras. Somos catalanes y punto, hay que reconocer que nos lo ponen fácil de entender… Pronto comenzaran a marearse y a tirarse los trastos en sus ejemplares primarias, Mónica Oltra versus Enric Morera, Marga Sanz versus Ignacio Blanco o Ximo Puig versus Toni Gaspar… Y que el PSPV, por acostarse con quién no debe, sea enviado fuera de órbita, como le ha pasado al PSC, el cual ha acabado purgado por el PSOE y diezmado por sus muletas minoritarias que le han hecho la zancadilla una y otra vez. Gurús tiene de sobra para hacérselo ver… los valencianos llevan décadas haciéndoselo notar.

Que lo qué queremos es un tripartito liderado por unos socialistas con los peores resultados de su historia en la Comunidad Valenciana, encabezados por un candidato más parecido a un trasunto de Lerma que a otra cosa (eso se llama renovarse, volver la mirada treinta años atrás) y apuntalado por dos minorías radicalizadas y extemporáneas, las cuales sólo aportan cánticos de catalanidad y república, pues vamos apañados… Ustedes sabrán.

Borja Belloch