Ciudadanos de Castellón llama ‘actores’ a los ediles de Torreblanca

Carlos Albert Valbuena, ex concejal de Ciudadanos y Ramón Grau, subdelegado territorial de Ciudadanos en Castellón, han sido los entrevistados del programa ‘AP7’ de News FM. Ambos son los principales protagonistas de la polémica en Torreblanca después de la expulsión de dos ediles de Compromís por no votar a lo que le exigía la formación.

Albert, uno de los ediles expulsados del partido, asegura que Punset no se ha interesado por lo que ha ocurrido en Torreblanca: “Hemos llegado al ayuntamiento y ya teníamos la absolución. Antes de las elecciones no teníamos ninguna orden de partido, pero después solo nos dejaron abstenernos, votarnos a nosotros mismos o al PP. Lo que más me entristece es que Carolina Punset no se ha dirigido a hablar con nosotros, no se han preocupado lo más mínimo”.

El que fuera concejal de Ciudadanos asegura que en su municipio no les han tratado igual que en otros lugares. “En Gandia han votado al PSOE y en Alicante también pasó algo parecido y han pasado desapercibidos. Es un agravio comparativo porque a nosotros no nos han dejado. Ni una sola persona que nos ha votado a nosotros quería que ganara el Partido Popular”, destacó Carlos Albert.

Albert se queja de la situación de Benicàssim: “Le preguntaría a las altas esferas de Ciudadanos que es lo que ha ocurrido en Benicàssim. Ciudadanos no se ha movido para sacar a una persona que tiene varios juicios pendientes. Ciudadanos lleva la bandera de anticorrupción y aquí han mirado hacia otro lado”.

Por último, el protagonista asegura que le ha decepcionado Ramón Grau: “Yo tenía muy buena concepción de él, pero a falta de dos días antes de las elecciones cambié de opinión. En Torreblanca, la actuación del alcalde del PP no ha convencido a la gente. En Torreblanca un pueblo de poco más de cinco mil habitantes tenemos una biblioteca de cuatro millones de euros y donde hay menos libros que en la biblioteca de mi casa”.

Ramón Grau explica su propia versión de los hechos: “Teníamos una situación en la que el PP era la fuerza más votada sin mayoría absoluta. Nosotros tenemos una línea roja de no votar a un grupo que tenga un pacto con Compromís. Los ediles pertenecen a un partido político, si tu no quieres seguir esas líneas te montas una asociación de Ping Pong. Ellos dijeron que iban a cumplir las reglas. Les animo a que se dediquen a ser actores porque son de primera”.

Por último ha explicado la situación de Benicàssim.”En Benicàssim no hemos votado a favor del PP. Lista más votada el PP, en la otra un pacto con Compromís. No puedo votar a ninguno de los dos, pues nosotros le dimos una solución al PP: que eliminara a los cuatro imputados. Nos hemos votado a nosotros mismos y no al PP”, concluyó.