Confirmada la tele de Rus

Rus suspendido de militancia del PP.

Finalmente la Diputación tendrá televisión, ya que el pleno de la Diputación de Valencia ha ratificado su presupuesto para 2015, aprobado en diciembre, al desestimar las alegaciones presentadas contra la consignación de tres millones de euros para contratar un servicio de comunicación audiovisual y la propuesta de destinarlos a la lucha contra la violencia de género por parte del grupo socialista en la corporación provincial.

De este modo, el presidente Alfonso Rus ha indicado que dijo “un poco de broma que el día de los enamorados estará en marcha” esa televisión y que, pese al intento del PSPV de “alargar un poco el tema, si no pasa nada estará en febrero o marzo”. Por su parte, el diputado socialista José Manuel Orengo ha justificado ante los medios las alegaciones de su grupo y las presentadas por extrabajadores de RTVV contra “TeleRus”, al considerar que “no existe competencia para poder montar una tele y, si se montara como servicio público, tendría que tener las garantías de un servicio público que aquí no se producen”.

NO SERÁ “TELERUS”

Orengo ha apuntado que “desde el punto de vista político es una barbaridad” que, a cuatro meses de los comicios, el presidente Alfonso Rus “con dinero público se monte una televisión de carácter personal”. “Lo que queremos es reabrir Canal 9, no abrir TeleRus para que entre en campaña un elemento que va a ser distorsionador, aparte de carísimo, para el conjunto de ciudadanos de la provincia de Valencia”, recalca.

En relación a estas declaraciones, el diputado de Economía y Hacienda, Máximo Caturla, ha aclarado en el pleno que “no se trata de crear un televisión provincial, sino de una línea de contenidos audiovisuales, mientras que la dotación relativa a la violencia de género se podrá discutir si es suficiente o no, pero no es motivo para realizar una reclamación al total del presupuesto”.

El presidente Alfonso Rus ha remarcado asimismo que “la Diputación de Valencia no va a hacer televisión, sino a comprar contenidos (de una programación televisiva) desde las nueve de la mañana hasta las once de la noche, mediante un contrato de un año”.

LOS CIUDADANOS QUIEREN UNA TELEVISIÓN

Así, mantiene que “es un servicio complementario y de continuidad tras la paralización de Canal 9” y que si vuelve el canal autonómico “no le hará competencia ni contraprogramación”. “De momento damos respuesta durante un año a los que los ayuntamientos y la ciudadanía quieren, porque hay un hueco que llenar y la gente lo pide”, subraya.

Según Rus, “no hay ninguna maquinaria electoralista en esta iniciativa” ni prestan “servicios a los grupos políticos cuando vienen elecciones”, sino que “se comprarán contenidos 90 por ciento en valenciano sobre el tiempo, agricultura, pueblos o pilota”.

Se ha comprometido a que “antes de elecciones no habrá ningún debate político ni espacios de propaganda electoral para ningún grupo político en los contenidos comprados” y “no se va a politizar”.