Diputación rechaza un referéndum sobre el modelo de Estado

La Diputación de Valencia ha rechazado este martes, con los votos del PP y en el pleno ordinario del mes de junio, la celebración de un referéndum sobre el modelo de Estado en España tras la abdicación del Rey Juan Carlos I en el Príncipe de Asturias, así como de otro para decidir los cambios del ordenamiento jurídico después de la decisión del monarca.

Los ‘populares’ han desestimado de este modo dos mociones planteadas por los grupos de la oposición Compromís y Esquerra Unida para reclamar las citadas consultas después de la abdicación del Rey. Estas propuestas han contado con la abstención del PSPV. En la sesión plenaria los socialistas han presentado otra moción para pedir un referéndum para reformar la Constitución porque aunque nació de “un amplio consenso y del diálogo de la Transición, hace tiempo que muestra síntomas de agotamiento”.

El debate de estas tres cuestiones se ha iniciado con la intervención del portavoz del PSPV, José Manuel Orengo, que ha defendido la iniciativa para llevar a cabo una reforma de la Constitución, teniendo en cuenta que “han pasado 35 años desde su aprobación” y que “en este tiempo la sociedad española ha cambiado profundamente”. Los cambios en la Carta Magna que ha defendido el grupo socialista recogen “un nuevo diseño de España con un Estado federal, con financiación y competencias justas y claramente definidas”.

Igualmente, contemplan “una cláusula social que asegure la protección constitucional del derecho a la sanidad universal, a la educación pública, a la vivienda y a la garantía social”, una “profundización de los mecanismos de transparencia y regeneración democrática”, la “garantía de igualdad real y efectiva entre hombre y mujeres” y la revisión del artículo 135 de la Constitución –sobre la deuda de las administraciones–.

José Manuel Orengo ha defendido el derecho de los ciudadanos a “participar” en estas decisiones porque su opinión ha de tenerse en cuenta. En esta línea, se ha referido a los resultados de las elecciones europeas del 25M y ha dicho que “reflejan el estado de los ciudadanos” y ha rechazado como “solución” el “inmovilismo” y el “populismo”. “Tenemos la obligación de comenzar una segunda Transición que nos dé 20, 25 ó 30 años de convivencia y prosperidad”, ha planteado el portavoz del PSPV, que ha mostrado sus “ganas de cambiar cosas para ir mejor”.