Editorial: Ximo Puig o la fuerza de la metáfora visual

Caída cartel sobre Ximo PuigCaída cartel sobre Ximo Puig

Corre por redes sociales y mensajería telefónica la foto que ilustra esta editorial. Ximo Puig comparecía ayer en Castellón en rueda de prensa -como ya informaba este digital- tras su reunión con el Presidente de la Asociación por la Transparencia, Juan Carlos Galindo y no solo tuvo la mala fortuna de que le cayera encima el cartel corporativo, si no que además algún avispado reportero accidental tomaba la instantánea. A tenor de la tendencia que parecen marcar las encuestas sobre intención de voto que vamos conociendo, los valencianos vamos a penalizar de manera sangrante las candidaturas surgidas de Blanquerías. No son los únicos. Los populares también padecerán la ira de los electores por tanto tiempo del “y-tú-más”, del “quítate-tú-que-me-ponga-yo”, del “en Madrid voto una cosa y en Valencia la contraria”, de la corrupción desbocada, de la falta de regeneración y de un puñado más de males que parece tener tocado de muerte el bipartidismo.

Pero volvamos al PSPV-PSOE. Los socialistas no pueden aducir que la pérdida de votos que van a padecer tiene relación directa con la irrupción de Podemos, UPyD o Ciudadanos, antes de que estos llegaran a la política, la tendencia era la misma en estos 20 años de Consell dirigido por un hombre del PPCV o 24 de alcaldía del Cap i Casal en manos de ese transatlántico llamado Rita Barberá. ¿Falta de liderazgo? ¿Falta de propuestas que conecten con la ciudadanía? ¿Hartazgo de los viejos debates sin solución?… No se trata de relatar los males del PSPV en tierras valencianas, más bien de apuntarles que hacen algo y lo hacen ya o el cartel no será lo único que caiga sobre la cabeza de Ximo Puig.