El barrio de Ruzafa celebra San Valero

RuzafaIglesia de San Valero en Ruzafa

El barrio de Ruzafa celebrará este miércoles la festividad litúrgica de su patrón, San Valero Obispo, con una misa a las 19.30 horas en la parroquia de San Valero Obispo y San Vicente Mártir con la que se abren las celebraciones previas del 1.700 aniversario de la muerte del santo, fallecido en Huesca en el año 315.

Tras la ceremonia, que estará presidida por el párroco, José Verdeguer, y concelebrada por sacerdotes del arciprestazgo, los fieles podrán besar la reliquia del santo que se venera en el templo, según ha indicado el párroco.

Durante la misa, se recordará la figura del obispo Valero, que fue titular de la diócesis de Zaragoza entre los siglos III y IV, y que, durante la persecución de Diocleciano, fue conducido a Valencia acompañado por el diácono Vicente, futuro San Vicente Mártir, para ser interrogado. Valero fue desterrado, finalmente, al barrio de Ruzafa por defender la fe cristiana. Sin embargo, algunas versiones sitúan también el destierro en Huesca, donde falleció en el año 315.

Con motivo del 1.700 aniversario de su muerte, que se celebrará el próximo año, la parroquia ha programado diferentes celebraciones “que comienzan este año con la misa de mañana, el volteo de campanas y la reciente restauración de las campanas del templo”, ha añadido.

La devoción al santo se mantiene en un total de 32 parroquias antiguamente integradas en el territorio sobre el que tenía jurisdicción la parroquia de San Valero tras la reconquista de Valencia, que incluía hasta la Albufera.

El templo de San Valero es una de las parroquias más antiguas en la diócesis de Valencia ya que fue erigida originalmente en febrero de 1239 por el rey Jaime I, “una fecha que recordaremos en la misa de mañana ya que se cumple el 775 aniversario de su creación”, según el párroco.

La jurisdicción de la parroquia se extendía desde la actual plaza del Ayuntamiento y la huerta de Ruzafa hasta la Albufera, de donde arrancaba un canal exclusivo de agua a la parroquia para regar la huerta y bautizar a los niños del templo.