El PPCV no descarta llevar a los tribunales el decreto de plurilingüismo

Bonig manda un mensaje a Oltra: “Primero son las personas y luego los enchufados”Bonig manda un mensaje a Oltra: “Primero son las personas y luego los enchufados”

El Partido Popular está estudiando las posibilidades legales para impugnar el borrador del decreto de plurilinguïsmo anunciado por el conseller de Educación, Vicent Marzà. Así lo anunció ayer la portavoz del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts, Isabel Bonig, quien señalo que el Consell “aplica el rodillo ideológico y el chantaje”.

La síndica denunció la “falta transparencia y participación” y manifestó que “no es una cuestión de Marzà”. Al respecto, fue contundente: “Si él lleva una política sectaria y de adoctrinamiento es porque Puig y Oltra lo permiten, como parte de esa hoja de ruta que tienen diseñada para la imposición del modelo de inmersión lingüística en la Comunitat”.

Bonig reiteró que a los grupos de la oposición “no se nos ha dado participación y estamos hartos y cansados, porque Puig y Oltra llegaron a la Generalitat hablando de participación y no cuentan con el principal partido de la Comunitat Valenciana, que es el PPCV”. A lo que añadió: “Es rodillo de izquierdas, ideológico, y así lo denunciamos, y además mostramos nuestra indignación porque este borrador es un chantaje a las familias”.

“No queremos la imposición de una lengua sobre otra, en el PPCV creemos en la libertad y esta comunidad tiene dos lenguas oficiales, el castellano y el valenciano que se tienen que dar en igualdad. Establecer la inmersión lingüística, en zonas castellanoparlantes que estaban exentas por la Llei d’Ús que se ha respetado 20 años es imposición”, agregó.

La síndica popular ha subrayado que el decreto de plurilingüismo de igualdad era el del PPCV, con un 33% de castellano, de valenciano y del inglés. “No saber hoy inglés es restar oportunidades y este decreto resta oportunidades,  por eso “este decreto es de un sectarismo y chantaje que no vamos a consentir”, manifestó Bonig, quien anunció que el PPCV hará actos en las tres provincias para movilizar a todo el partido.

Por otra parte, Bonig también hizo referencia al anuncio formulado la semana pasada por el President de la Generalitat, Ximo Puig, de un gran pacto educativo, y recordó que “si hubieran querido pactar el GPP ha presentado una propuesta de Ley educativa y el Consell ha dicho que no. Y además este borrador no ha sido consensuado, así que en una semana las palabras del President se las lleva el viento”.

Por su parte, la portavoz de Educación del GPP, Beatriz Gascó, aseguró que habrá inmersión lingüística. “Nos sorprende el objetivo de jerarquizar los centros, van a dar recursos y van a incentivar al profesorado en función del nivel de valenciano que se consiga”, afirmó. A su juicio, este tipo de situaciones “provoca que las familias tengan menos posibilidades de elección, porque en un mismo centro no podrá haber línea en castellano y línea en valenciano, todo tiene que ser igual y por lo tanto las familias pierden la capacidad de elegir”.

“Esto es grave. Con el anterior sistema se podía decidir y votar de forma anónima y ahora las familias no tienen capacidad de elección. Nos preocupa también saber cómo va a quedar la planificación de la educación”, ha indicado. “Hay intervencionismo y no es normal que sea la Conselleria la que decida en qué colegio estudian los niños, en qué nivel, nos lo dan todo hecho y la autonomía de los centros brilla por su ausencia”, ha añadido.

“Hay además otro apartado –ha manifestado Gascó- el que dice que todos los centros educativos se dirigirán a todo el mundo en valenciano. El intervencionismo va unido al adoctrinamiento, aquí no se habla de cuestiones puramente lingüísticas, va más allá. Teniendo en cuenta la carrera de Marzà no nos extraña”, ha concluido.