Grau, ¿director de campaña imputado?

Alfonso Grau ha saltado a la primera plana de la actualidad política y no ha pasado desapercibido para nadie, tanto a nivel local, autonómico como local.

Si el pasado diciembre corría como la pólvora que acudía a declarar como testigo en el caso Urdangarín y le sobrevalora la línea roja de Fabra, se ha pasado a este mes de febrero en el que ha sido nombrado director de campaña electoral por el PP para las próximas elecciones.

Desde su salida de tono en la famosa rueda de prensa en la que aseveró, con aspecto de enfado declarado, que no dimitía hasta su paso por los juzgados y una posible investigación por coacción a los testigos.

Ahora Alfonso Grau parece ser que ha sido desagraviado por el partido y lo ha considerado el idóneo para llevar a cabo la campaña electoral de las próximas elecciones de mayo. Per a esto hay que ponerle un pero y es que la oposición local, no ha quedado contenta con la decisión del juez de exculparlo del caso Nóos y por ello presentó una demanda con la que pedían la apertura del juicio oral para el vicealcalde de Valencia.

Según la oposición que la Valencia Turismo Convention Bureau financiara los Valencia Summit, dependía sólo y exclusivamente de Grau, por lo tachan de conducta inaceptable y por tanto debe responder a los posibles delitos que se derivarían de esta mala gestión.

Admitida a trámite por el juzgado, se está a la espera de saber si la Audiencia de Baleares lo cree necesario y sienta de nuevo en el banquillo a Grau o por el contrario mantiene la sentencia que lo exculpa dictada por el juez Castro.

Así que, mientras espera, Grau comienza su trabajo como director de campaña. Sabrá si vuelve a ser juzgado, justo un día antes de iniciar la campaña electoral